La patología de la “normalidad”

psicologia patologia normalidad normal raro rara suelo tumbado calle asfalto bota

La mayoría de las definiciones describen la normalidad como la condición de ser “NORMAL” y lo normal es aquello que se ha ESTABLECIDO DE ANTEMANO, algo que se apega a una regla, o que estadísticamente se aproxima a la media dentro de un determinado rango. Siendo más concreto, lo que una sociedad en un espacio-tiempo determinado, y de acuerdo a sus valores y creencias, determina como “deseable” o aceptable, por tanto quienes se alejan de este consenso o de este acuerdo pasan a ser “ANORMALES”, lo que lleva una connotación negativa y a un ETIQUETAJE que viene añadido.

En el caso de una tribu que viva de atacar a otras, matando y robando, si a uno de sus miembros no le gusta robar y matar, sino que más bien se aterra ante la idea de hacerlo, quizá no sea consciente de que esta repugnancia suya, porque en su sociedad es inimaginable que a uno le disguste lo que le gusta a todo el mundo. De hecho, en toda sociedad es siempre inimaginable que a uno le guste lo que no le gusta a la mayoría. Así, si un día van a pelear, él no será consciente de que le repugna matar, pero se pondrá a vomitar. (…) Ese hombre es un enfermo en su sociedad, mientras que en una tribu de pacíficos labradores sería de lo más sano.

Se cuenta que un reconocido y anciano catedrático de psicología llevaba décadas investigando acerca de la epidemia de vacío existencial y de sinsentido vital que padecían la mayoría de seres humanos. Si bien solía proyectar ante los demás una imagen de seriedad y seguridad, en soledad reconocía sentirse triste y confundido. No acababa de comprender por qué, a pesar de seguir al pie de la letra todo lo que el sistema le decía que tenía que hacer para lograr éxitos y riquezas materiales, en el fondo de su corazón se sentía tan pobre y vacío.

Y así siguió hasta que una mañana entró en una concurrida cafetería y pidió una manzanilla. Seguidamente, la joven camarera cogió una bolsita prefabricada con una mano y un cuenco lleno de ramitas y hojas secas con la otra. Y muy amablemente le preguntó: “¿Cómo la quiere: NORMAL o NATURAL?”.

Sorprendido, el catedrático señaló el cuenco con hojas secas. Y mientras se estaba tomando la infusión, obtuvo la revelación que llevaba décadas buscando. Se abalanzó sobre la camarera y le dio un sonoro beso de agradecimiento. Entusiasmado, le dijo: “¡En esta sociedad lo normal NO TIENE NADA QUE VER con lo natural!”. Y salió con una sonrisa de oreja a oreja, como si hubiera encontrado un tesoro.

La sociedad contemporánea se ha convertido en un gran teatro. Al haber sido educados para comportarnos y actuar de una determinada manera, en vez de mostrarnos AUTÉNTICOS, HONESTOS y LIBRES (siendo coherentes con lo que en realidad somos y sentimos) solemos llevar una máscara puesta y con ella INTERPRETAMOS A UN PERSONAJE que es del agrado de los demás. Si bien vivir bajo una careta nos permite sentirnos más cómodos y seguros, con el tiempo conlleva un precio muy alto: la DESCONEXIÓN de nuestra verdadera esencia. Y en algunos casos, de tanto llevar una máscara puesta, nos olvidamos de quiénes éramos antes de ponérnosla.

Lo cierto es que algunos sociólogos coinciden en que en nuestra sociedad ha triunfado el denominado “pensamiento único”. Es decir, “la manera normal y común que tenemos la mayoría de pensar, comportarnos y relacionarnos”. Así, al entrar en la edad adulta solemos ser víctimas de “la PATOLOGÍA DE LA NORMALIDAD”. Esta sutil enfermedad (descrita por el psicoterapeuta alemán Erich Fromm) consiste en creer que lo que la sociedad considera “normal” es lo “bueno” y lo “correcto” para cada uno de nosotros, por más que vaya en contra de nuestra verdadera naturaleza.

“¿Qué más da lo que piense la gente? La opinión de otras personas solo tiene importancia si nosotros se la concedemos.”

“En vez de mostrarnos auténticos, honestos y libres, solemos interpretar un personaje que es del agrado de los demás.”


AUTOR: Pedro Jara Vera.

LIBRO: Adicción al Pensamiento.

LineaRecorteC

Leyendo como estoy últimamente y sobre todo pensando en los conceptos o creencias que cada sociedad nos prefija a temprana edad y que damos por válidos sin muchas veces preguntarnos si son beneficiosos o no para nuestro ser, veo que es cierto que hay una obsesión terrible por la normalidad, un miedo a ser diferente a otra gente.

Sinceramente, pienso, apostillando a este texto, que el querer ser “normales” (frente al miedo a al anormalidad) todo el tiempo o desear que nos digan que lo que hacemos, sentimos o expresamos es “sano” (frente a lo enfermizo, a sentirnos excluidos)… viene de una falta de autoestima en nosotros, al pensarnos a veces poca cosa, queremos repartir la responsabilidad de nuestros comportamientos, comportándonos como el resto, comprando lo que otras personas, vistiendo a la moda.

Por otro lado, las personas inconscientes suelen tratar de influir o de incluso manipular a quienes están en su alrededor, para que no se salgan de la “normalidad” y así suplir su propia falta de seguridad, refrendando el que otros también actúan así y que nadie “se va de madre”. Desde ahí pienso que provienen muchos comportamientos en los que hay gente que pretende moldear a otra a su gusto, siempre que la persona moldeada lo permita.

Hay que tener un cierto grado de CONSCIENCIA y saber en verdad lo que a uno realmente le llena o no en lo más profundo de su ser, repensar las creencias, analizar los comportamientos de otros y los nuestros, poniendo así luz al POR QUÉ y el PARA QUÉ hacemos las cosas que hacemos. Conectar con nuestras motivaciones y gustos más profundos …. no se trata de ir en contra de todo por sistema (esa es solo otra forma de control de las creencias sobre nosotros, del Ego, que gusta de tratar así de aumentar su autoestima al pensar que es mas inteligente que el resto de la sociedad por ir en contra de todo) sino de revisar y de plantearnos lo que somos y lo que realmente deseamos (en lo mas profundo de nuestro ser) para nuestra vida.

HABILIDAD EMOCIONAL.

LineaRecorte

  • “El camino largo es el camino que todos recorren. Tu debes hallar tu camino absolutamente personal. No es suficiente regirse por los demás. Y luego debes decidirte a transitar con valor ese camino, inclusive cuando allí te sientas muy solo. Únicamente tu camino absolutamente personal te permitirá crecer y te conducirá a la autentica vida” ANSELM GRÜN.
  • “Las únicas personas normales son las que no conoces muy bien.” ALFRED ADLER.
  • “Si sigues los modelos clásicos, estás comprendiendo la rutina, la tradición, las sombras, pero no estas comprendiéndote a ti mismo.” BRUCE LEE.
  • “Fíjate: ¡Lo que consideras verdadero [o normal] cambia continuamente!” SRI NISARGADATTA MAHARAJ.
  • “Hay gentes tan llenas de sentido común, que no les queda el más pequeño rincón para el sentido propio.” MIGUEL DE UNAMUNO.
  • “De cerca, nadie es normal.” CAETANO VELOSO.
  • “Confía en tu propio instinto. Los errores bien pueden ser tuyos en lugar de los de alguien más.” BILLY WILDER.
  • “Raro/a: adjetivo usado por otros para que no te salgas del grupo, tal es su miedo al ver que alguien tiene el valor de pensar de otra forma.” HABILIDAD EMOCIONAL.
  • “Siempre existe ese curioso deseo de que lo que uno piensa y hace esté de acuerdo con alguna autoridad. Como si se quisiera adoptar alguna base externa al propio juicio y a la propia voluntad a fin de llevar a cabo lo que queremos hacer […]. Se buscan razones para escurrir el bulto, para responsabilizar a una instancia superior.” ALAN WATTS.
  • “Es mejor fallar en originalidad que triunfar en imitación.” HERMAN MELVILLE.
  • “No hemos de creer en lo dicho, simplemente porque fue dicho; ni en las tradiciones, porque han sido trasmitidas desde la antigüedad; ni en los rumores; ni en los escritos de los sabios, porque han venido de ellos; ni en las fantasías, que se suponen haber sido inspiradas por una supuesta inspiración espiritual; ni en las deducciones basadas en alguna suposición casual; ni por lo que parece ser una necesidad analógica; ni por la mera autoridad de nuestros instructores o maestros, sino que hemos de creer cuando lo escrito, la doctrina o lo dicho, está corroborado por nuestra propia razón y conciencia. Por eso, enseñé a no creer lo que oyen decir, sino que, cuando lo crean conscientemente, actúen de acuerdo y plenamente.” BUDA.
  • “Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar.” MARK TWAIN.
  • “Naciste siendo original, no te conviertas en una copia.” JOHN MASON.
  • “Lo más fácil de hacer en este mundo es ser tú. Lo más difícil es ser lo que otros quieren que seas. No dejes que te pongan en esa posición.” LEO BUSCAGLIA.
  • “Cuando no me permito mi dolor, lo multiplico… y le inyecto además el sufrimiento de pensar que lo que estoy sintiendo no es normal”. HABILIDAD EMOCIONAL.
  • “Si todos tirásemos de la misma dirección, el mundo volcaría.” PROVERBIO JUDÍO.
  • “Cuando perdemos el derecho de ser diferentes, perdemos el privilegio de ser libres.” CHARLES EVANS HUGHES.
  • “La doctrina de la igualdad… ¡pero si no existe veneno más venenoso que ése! pues esa doctrina parece ser predicada por la justicia misma, mientras que es el final de la justicia… “Igualdad para los iguales, desigualdad para los desiguales” ¡ése seria el verdadero discurso de la justicia! …y, lo que de ahí se sigue, no igualar jamás a los desiguales”. FRIEDRICH NIETZSCHE.
  • “Uno, con la edad, se libra del deseo de hacer las cosas como los demás y hace tranquilamente y sin miedo lo que le parece a él.” WILLIAM SOMERSET MAUGHAM.
  • “Sentido común lo puede tener cualquiera, con tal de que no tenga imaginación. Un hombre que no piensa en sí mismo no piensa en nada.” OSCAR WILDE.
  • “La evaluación que realizan los demás no es una guía para mí. Sólo el autosuficiente es autónomo; la mayoría de la gente sigue la corriente e imita.” BRUCE LEE.
  • “LOCO: Dícese de quien está afectado de un alto nivel de independencia intelectual; el que no se conforma a las normas de pensamiento.” AMBROSE BIERCE.
  • “Lo que más les preocupa a las personas programadas es tener razón. Tienen miedo a perder sus ideas, en las que se apoyan, porque les dan pavor el riesgo, el cambio, la novedad, y se agarran a sus viejas ideas porque están fosilizadas.” ANTHONY de MELLO.
  • “Cuando las personas tienen libertad para hacer lo que quieren, por lo general comienzan a imitarse mutuamente.” FRANÇOISE SAGAN.
  • “La gente puede decir que vas por el camino equivocado, cuando no es más que tu camino propio.” ANON.
  • “Tomar las riendas de nuestra existencia nos confronta con nuestro miedo a la libertad.” BORJA VILASECA.
  • “Un hombre con una idea nueva es un loco hasta que la idea triunfa.” MARK TWAIN.
Anuncios

52 comentarios el “La patología de la “normalidad”

  1. Pingback: El río que fluye en mí | Emprendiendo Vuelo Hacia el Conocimiento

  2. Pingback: El río que fluye en mí | Inteligencia emocional y otras habilidades

  3. Pingback: El desván de nuestra mente | Espacio de Alcaino

¿Y bien? ¿qué opinas? ...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s