Miedo al cambio

Miedo cambio crisis terror sufrimiento ansiedad estres psicologia angustia pintadas dedos rubia susto panico estres shock traumatico

Es increíble el miedo que produce cambiar. Claro!, nos educaron con el criterio de que el no cambiar era sinónimo de:

  • Madurez.
  • Estabilidad.
  • Equilibrio.
  • Estar centrado en la vida.
  • Saber lo que se quiere.
  • Seguridad en sí mismo.

Nos dijeron que quien cambia es “inestable”, inmaduro, que todavía no ha crecido, que no sabe lo que quiere, que está disperso…  porque el ideal de vida, para la sociedad, es un mundo quieto, es decir: 

  • Vivir en la misma casa.
  • Recorrer la misma ruta diaria.
  • Hacer lo mismo en el tiempo de ocio.
  • Permanecer en el mismo colegio.
  • Tener la misma pareja (aunque no te sientas tu el mismo ya).
  • Durar en el mismo trabajo (aunque ganes poco y no te sientas valorado).
  • Amarrarse al mismo barrio, ciudad y/o País. 

… todos considerados sinónimos de estabilidad.

¿Y qué decir de las IDEAS o las CREENCIAS? Nos inculcaron que es bueno tener los mismos valores, los mismos criterios, LA MISMA MENTALIDAD. Nos transmitieron inconscientemente, que atreverse a innovar era una “locura” y que era más importante permanecer como estamos que arriesgar, que mas valía lo malo conocido que lo bueno por conocer… y que así había sido siempre.

Nuestra sociedad valora lo estático, que “no produce desorden”, antes de romper esquemas y arriesgarse a que la vida sea diferente. Esta visión hace que muchas veces suframos, porque lo que una vez fue valido o positivo quizás ahora no lo es, y si seguimos creyendo o siguiendo a pies juntillas esos conceptos y creencias no revisados ni flexibles , y aplicándolos a nuestras vidas pensando que es lo que nos beneficia, solo puede crecer el malestar y nuestra perplejidad al ver que algo está fallando y no saber que es.


LA ZONA DE CONFORT:

Es el conjunto de creencias y acciones a las que estamos acostumbrados, y que nos resultan cómodas. Aquello que está dentro de nuestra zona de confort lo podemos hacer muchas veces sin mayor problema y no nos produce una reacción emocional especial; en cambio, lo que está fuera de nuestra zona de confort nos incomoda, nos produce un cierto rechazo, nos provoca ansiedad o nerviosismo.

Esto tiene un sentido evolutivo muy claro: no hacer cosas que nos son extrañas, para las cuales no nos consideramos totalmente capacitados, y que posiblemente nos van a poner en peligro. Si no nos ponemos en peligro estaremos seguros, así que cuando permanecemos dentro de la Zona nos da una sensación reconfortante de seguridad. La desventaja es que si permanecemos dentro de la zona mucho tiempo, estaremos estancados, no progresaremos.

“Yo soy así y así he sido siempre”, “es muy difícil cambiar”. Son comentarios que escuchamos con mucha frecuencia, con los que en realidad simplemente tratamos de apaciguar nuestro malestar interior actual y con los que JUSTIFICAMOS el no dar un paso adelante en nuestras vidas, cuando incluso intuimos que ese movimiento podría mejorarlas notablemente.

Aunque decimos y nos decimos estas frases, si analizas tu forma de actuar en estos momentos y la comparas con la de hace 10 o 20 años, seguramente notarás la diferencia en muchos aspectos. Comprobarás como no siempre fuiste como ahora eres y que el cambio, la mayor parte de las veces, no es tan difícil ni tan traumático como tememos.

Salir de la Zona de Confort es una actividad muy importante para CRECER COMO PERSONAS. Mientras que la mayoría de la gente se estanca, porque no les gusta cambiar sus rutinas, aquellos que de verdad persiguen sus sueños y están dispuestos a conseguirlo, saben que para lograrlo tienen que:

  • Romper con sus hábitos.
  • Enfrentarse a sus temores.
  • Hacer cosas que jamás pensaron que se atreverían a hacer.

El cambio nos da miedo, porque:

  • No sabemos cómo manejar situaciones nuevas o diferentes.
  • Puede provocar algún tipo de pérdida, ya sea física, moral, emocional, etc.
  • Podemos equivocarnos y ser criticados por los DEMÁS y/o por NOSOTROS MISMOS.
  • La falta de control que sentimos nos angustia. Nos solemos relacionar muy mal con lo que no nos es familiar.

¿Qué escoger? Arriesgarse o permanecer, he allí las alternativas. Entendiendo que en más de una situación el cambio exterior no produce los resultados que anhelamos porque los problemas no son tan sólo geográficos, o de ambiente, o de la persona que nos acompaña, o de la ciudad o del país en el que habitamos. He de cambiar y arriesgarme, pero también debo manejar internamente la flexibilidad para no apegarme, para fluir, para atreverme.

Ningún cambio duradero es rápido o instantáneo. Los cambios necesitan cocción.  Se trata de cambiar, no de desbordarse o precipitarse a lo loco. En el cambio no se usa el ultrarrápido horno microondas sino fogón de leña.


ESTANCARSE = MUERTE EN VIDA:

Aunque nos impacte esta afirmación, lo que permanece quieto en la vida es porque está muerto. Lo único que no acepta cambio es la muerte. Sorprende cómo los seres humanos dicen tanto de su personalidad a través de su necesidad o resistencia a los cambios. Hay personas “MUERTAS” EN VIDA que no se atreven a cambiar, y para los que implica un riesgo incluso cambiar:

  • La ruta hacia el trabajo.
  • Lo que comen.
  • La manera en la que se visten.
  • La posición de los muebles por casa.
  • Hacer algo distinto en el fin de semana.

Cuando no se acepta, la resistencia al cambio se convierte en enfermedad. A las buenas o a las malas, el mundo se mueve y el cambio no consulta. ¡Simplemente se da! O me subo al carrito del cambio o el cambio me atropella.

La manera de enfrentar el cambio, depende, en gran parte de nuestra autoestima:

  • Cuando nos sentimos seguros y capaces, vemos el cambio como un reto o una motivación positiva.
  • Cuando nos sentimos incapaces o poco valiosos, el cambio nos disgusta e incluso nos asusta, nos horripila.

Nuestra manera de enfrentar el cambio depende de lo que aprendimos durante la infancia o ante ciertas situaciones dolorosas. Pero siempre podemos aprender a enfrentarlo de manera positiva, aprendiendo de él y mejorando nuestra vida.

Lo importante es NO tenerle miedo y MODIFICAR las ideas y creencias falsas y nuestra forma de pensar equivocada, que han mantenido ese miedo.


FUENTES:

http://www.conscienciacuantica.com

http://www.exitosocial.com

http://www.crecimiento-y-bienestar-emocional.com

LineaRecorte

  • “El miedo llamó a la puerta, la confianza abrió y fuera no había nadie.” ANÓNIMO.
  • “Todo cambia, nada es.” HERÁCLITO de ÉFESO.
  • “Cualquier cambio, incluso un cambio para mejorar, va siempre acompañado de molestias e inconvenientes.” ARNOLD BENNETT.
  • “No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que mejor responde al cambio”. CHARLES DARWIN.
  • “Nunca andes por el camino trazado, porque él sólo conduce adonde ya fueron otros.”  ALEXANDER GRAHAM BELL.
  • “No hace falta conocer el peligro para tener miedo; de hecho, los peligros desconocidos son los que inspiran más temor.” ALEJANDRO DUMAS.
  • “La mayoría de las personas tienen miedo a la muerte porque no han hecho nada de su vida.” PETER ALEXANDER USTINOV.
  • “El cambio es una puerta que solo puede abrirse desde adentro.” TERRY NEILL.
  • “Deja que tus esperanzas, no tus heridas den forma a tu futuro.” ROBERT H. SCHULLER.
  • “Anímate a morir para renacer más evolucionado.” GEORGE GURDJIEFF.
  • “El cambio es la única cosa inmutable.” ARTHUR SCHOPENHAUER.
  • “El miedo siempre está dispuesto a ver las cosas peor de lo que son.” TITO LIVIO.
  • “No te establezcas en una forma, adáptala y construye la tuya propia, y déjala crecer, sé como el agua. Vacía tu mente, se amorfo, moldeable, como el agua. Si pones agua en una taza se convierte en la taza. Si pones agua en una botella se convierte en la botella. Si la pones en una tetera se convierte en la tetera. El agua puede fluir o puede chocar. Sé agua amigo mío.” BRUCE LEE.
  • “Quien pretenda una felicidad y sabiduría constantes deberá acomodarse a frecuentes cambios.” CONFUCIO.
  • “La comodidad no es una cualidad de la silla, sino de la relación y acople de tu cuerpo con ella.” PEDRO JARA VERA.
  • “Comprender tu miedo marca el comienzo de tu verdadera capacidad de ver.” BRUCE LEE.
  • “Hay todo un mundo de ilimitadas oportunidades a tan sólo unos pocos pasos de tu zona de confort.” ANÓNIMO.
  • “El hombre que tiene miedo, busca refugio en los montes, en los bosques sagrados o en los templos. Sin embargo tales refugios no sirven, pues allí donde vaya, sus pasiones y sus sufrimientos lo acompañarán.” BUDA.
  • “Cuando las cosas temidas ya no se temen, se alejan.” LAO TSÉ.
  • “Vivimos mientras nos renovamos.” HENRI F. AMIEL.
  • “Nuestra naturaleza está en la acción. El reposo presagia la muerte.” SÉNECA.
  • “Solo la semilla que rompe su cáscara es capaz de atreverse a la aventura de la vida.” KHALIL GIBRAN.
  • “Crecer no es otra cosa que abandonar las seguras fronteras anteriores para recorrer espacios diferentes y para poder vivir nuevas experiencias.” JORGE BUCAY.
  • “La gente no puede descubrir nuevas tierras hasta que tenga el valor de perder de vista la orilla.” ANDRÉ GIDE.
  • “El cambio no es sólo parte esencial de la vida, es la vida misma.” ALVIN TOFFLER.
  • “¿Por qué se ha de temer a los cambios? Toda la vida es un cambio. ¿Por qué hemos de temerle?” GEORGE HERBERT.
  • “Tu yo esencial es estable y permanente; por lo tanto nada tiene que temer del cambio. Lo desconocido es necesario para el cambio. Cuando hagas las paces con ese hecho, el mundo se transformará y dejará de ser un lugar de riesgo constante para convertirse en el patio de recreo de lo inesperado.” DEEPAK CHOPRA.
  • “No podemos controlar muchas de las cosas que nos suceden, pero podemos controlar cómo reaccionamos ante éstas.” ANÓNIMO.
  • “Y llegó el día en que el riesgo de quedarse encerrada en un capullo fue más doloroso que el riesgo de florecer.” ANAÏS NIN.
  • “¿Por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar?” HELEN KELLER.
  • “La vida o es una aventura atrevida o no es nada.” HELEN KELLER.
Anuncios

16 comentarios el “Miedo al cambio

  1. Pingback: DESCRIPCIÓN DE UN SER COMPLETO | EL LAMENTO NO VIENE A CUENTO ni trae cuenta

  2. Estoy deacuerdo con que el cambio forma parte de nuestra existencia y temerlo es un error.
    Estoy deacuerdo con que nos han inculcado la falsa creencia de que el cambio es malo y sinónimo de inmadurez.
    Pero, la pregunta es, demasiados cambios ya sea en el ámbito laboral o sentimental, no nos conduciría a una estado de neurosis???

    • En realidad las falsas creencias se instalan en nosotros de manera implícita, pues generalmente operan como un mandato exterior, ya sea proveniente de nuestros entorno como de la sociedad. Lo cierto es que la asimilación y aceptación de ese “programa” se refleja en las conductas a través de nuestra memoria emocional e incluso operativa.
      A mi punto de vista considero que no es fácil realizar cambios “voluntarios” por el sólo hecho de desearlos sino que se trataría de una necesidad que los moviliza cuando ya no estamos cómodos con ese lastre emocional que nos estructura durante gran parte de nuestra vida y que limita, y en ocasiones anula, nuestras habilidades emocionales e incluso cognitivas.
      Con respecto a la neurosis podríamos afirmar que todos los humanos que vivimos en sociedad somos neuróticos -aún los animales que han sido humanizados- sin excepción; el grado o tipo de neurosis varía de un individuo a otro, pero también el estancamiento, que a veces es producto de la represión de esa necesidad de cambio, es lo que nos afianza aún más en esa neurosis a la que tanto tememos.
      Los cambios nunca son tan abruptos ni tan radicales pues sería catastrófico más que beneficioso y tampoco podemos realizarlos en masa ya que sin temor a equivocarme en este caso diría que no sólo no es posible sino que tampoco nos invade una necesidad tan generalizada. Sólo iremos cambiando en algunos aspectos de la vida y por orden de aparición de las necesidades; aún si surgieran todas juntas (cosa que no es posible) sólo podríamos atender una por vez y trabajar arduamente en cada una de ellas en liberarnos de los apegos, corrigiendo hábitos, acondicionándonos a cada nueva experiencia de cambio una vez superado el temor que nos impidió llevarlo a cabo y etc.
      Me da la sensación que el “temor a la neurosis” es lo que impide superar el miedo al cambio y en este caso se podría decir -contrariando al dicho- que es peor la enfermedad que el remedio.
      Quizás tu mayor miedo se refleja al final de tu frase y sea el principal miedo a superar. No es fácil cambiar aquello que está enraizado pero es posible; sólo se necesita tiempo, voluntad y deseos de experimentar lo nuevo.
      Sólo basta con mover una pieza de lugar para que un sistema se acomode de manera diferente.

  3. Excelente redacción. Atrayente, concisa, clara y concreta. Aunque quizá haya echado en falta alguna pauta para salir de esa “zona de confort”, me ha parecido atrayente hasta el final. Felicidades, es muy difícil escribir un artículo así.

  4. Pingback: Descripción de un ser completo | Inteligencia emocional y otras habilidades

¿Y bien? ¿qué opinas? ...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s