No puedo perdonarte

Perdon buda ofensa perdonar insultar insulto inconsciencia cuento abrazar sonrisa amigas blanco negro tirantes amistad

No he transcrito en esta página hasta el momento ningún cuento, y no porque no los haya numerosos y muy buenos, sino porque pienso que terminarían comiéndose al resto de escritos interesantes… de todas formas, como excepción que confirma la regla, transcribo éste, que me ha gustado especialmente y al que, desde que lo leí hace unos días, le voy dando vueltas en la cabeza… para comprender y digerir la gran verdad que encierra.

Estaba el Buda meditando en la espesura junto a sus discípulos, cuando se acercó un detractor espiritual que lo detestaba y aprovechando el momento de mayor concentración del Buda, lo insultó lo escupió y le arrojó tierra.

Buda salió del trance al instante y con una sonrisa plácida envolvió con compasión al agresor; sin embargo, sus discípulos reaccionaron violentamente, atraparon al hombre y alzando palos y piedras, esperaron la orden del Buda para darle su merecido.

Buda en un instante percibe la totalidad de la situación, y les ordena a los discípulos, que suelten al hombre y se dirige a este con suavidad y convicción diciéndole:

“Mire lo que usted generó en nosotros, nos expuso COMO UN ESPEJO muestra el verdadero rostro. Desde ahora le pido por favor que venga todos los días, a probar nuestra verdad o nuestra hipocresía. Usted vio que en un instante yo lo llené de amor, pero estos hombres que hace años me siguen por todos lados meditando y orando, demuestran NO ENTENDER ni vivir el proceso de la unidad y quisieron responder con una agresión similar o mayor a la recibida.

Regrese siempre que desee, usted es mi invitado de honor. Todo insulto suyo será bien recibido, como un estímulo para ver si vibramos alto, o es sólo un engaño de la mente esto de ver la unidad en todo”.

Cuando escucharon esto, tanto los discípulos como el hombre, se retiraron de la presencia del Buda rápidamente, llenos de culpa, cada uno percibiendo la lección de grandeza del maestro y tratando de escapar de su mirada y de la vergüenza interna.

A la mañana siguiente, el agresor, se presentó ante Buda, se arrojó a sus pies y le dijo en forma muy sentida:

”No pude dormir en toda la noche, la culpa es muy grande, le suplico que me perdone y me acepte junto a Usted

Buda con una sonrisa en el rostro, le dijo:

“Usted es libre de quedarse con nosotros, ya mismo; pero NO puedo perdonarlo”

El hombre muy compungido, le pidió que por favor lo hiciera, ya que él era el maestro de la compasión, a lo que el Buda respondió:

“Entiéndame, claramente, para que alguien perdone, debe haber un ego herido; solo el ego herido, la falsa creencia de que uno es la personalidad, ese es quien puede perdonar, después de haber odiado, o resentido, se pasa a un nivel de cierto avance, con una trampa incluida, que es la necesidad de sentirse espiritualmente superior, a aquel que en su bajeza mental nos hirió.

Solo alguien que sigue viendo la dualidad, y se considera a sí mismo muy sabio, perdona, a aquel ignorante que le causó una herida”.

Y continuó:

“No es mi caso, yo lo veo como un alma afín, NO ME SIENTO SUPERIOR, NO SIENTO QUE ME HAYAS HERIDO, solo tengo amor en mi corazón por usted, no puedo perdonarlo, solo lo amo. Quien ama, ya no necesita perdonar.”

El hombre no pudo disimular una cierta desilusión, ya que las palabras de Buda eran muy profundas para ser captadas por una mente llena todavía de turbulencia y necesidad, y ante esa mirada carente, el Buda añadió con comprensión infinita:

“Percibo lo que le pasa, vamos a resolverlo:

Para perdonar, ya sabemos que necesitamos a alguien dispuesto a perdonar.

Vamos a buscar a los discípulos, en su soberbia están todavía llenos de rencor, y les va a gustar mucho que usted les pida perdón.

En su ignorancia se van a sentir magnánimos por perdonarlo, poderosos por darle su perdón, y usted también va a estar contento y tranquilo por recibirlo, va a sentir un reaseguro en su ego lleno de culpa, y así más o menos todos quedarán contentos y seguiremos meditando en el bosque, como si nada hubiera pasado”

Y así fue.


FUENTE: ConscienciaCuantica.

LineaRecorteC

¿Comprendísteis la enseñanza de Buda en este cuento? Perdonamos cuando vemos que alguien “nos hizo algo”, “nos debe algo”, … en definitiva, hirió nuestro Ego. Pero… ¿Qué pasa si hemos trascendido el Ego y por tanto no ha podido esa persona dañarlo? ¿A quién nos hace falta perdonar entonces…? a nadie.

Incluso cuando ves como gente inconsciente ha tratado de ningunearte y hacerte mal, puedes observar y casi sentir lástima de esa inconsciencia que los lleva a portarse así con su prójimo, sientes la pena de ver a alguien tan cegado y que sufre tanto por no conocerse a sí mismo y no percibir al Ego que domina sus pasos y rige su vida…

…aunque ello no implica que no hayas de protegerte de sus ataques.

HABILIDAD EMOCIONAL.

LineaRecorte

  • “Alguien puede meterte el dedo en la llaga y hacerte daño, pero si procuras curar tu llaga, su dedo no te molestará especialmente.” PEDRO JARA VERA.
  • “La oscuridad no se combate, se ilumina.” PROVERBIO ZEN.
  • “Quien te enfada, te domina.” PEDRO JARA VERA.
  • “Un enemigo es un tesoro oculto en nuestra casa. Debemos cuidarlo porque constituye la mejor ayuda en el camino de la iluminación.” SHANTIDEVA.
  • ¿Te das cuenta de que habitualmente no escuchas a nadie que te esté diciendo algo contrario a lo que crees? JIDDU KRISHNAMURTI.
  • “Una buena manera de descubrir tus defectos, consiste en observar qué es lo que te irrita de los demás.” ANTHONY de MELLO.
  • “El nivel maestro en el arte de defenderte es el arte de no sentirte atacado.” PEDRO JARA VERA.
  • “Todo lo que nos pasa es un entrenamiento para la iluminación cotidiana.” ANÓNIMO.
  • “La empatía nos permite comprender todas las edades y todas situaciones.” LEÓN REYES.
  • “¿Existe alguna forma de medir las propias fuerzas espirituales? Muchas. Dinos tan sólo una. Tratad de averiguar con qué frecuencia perdéis la calma a lo largo de un sólo día.”  ANTHONY de MELLO.
  • “Sólo te enfadas cuando tienes miedo. Piensa en la última vez que te enfadaste y busca el miedo que había detrás ¿Qué temías perder?” ANTHONY de MELLO.
  • “Cuando yo me perdoné, dejé de juzgar.” FACUNDO CABRAL.
  • “Los seguidores destruyen lo que es verdadero.” JIDDU KRISHNAMURTI.
  • “El alma tiende siempre a juzgar a los otros por lo que piensa de sí misma.” GIACOMO LEOPARDI.
  • “Si juzgas a los demás, no tienes tiempo de amarlos.” JOHANN WOLFANG von GOETHE.
  • “No cambies tu forma de ser por las agresiones de los demás… pero protégete de sus agresiones.” HABILIDAD EMOCIONAL.
  • “Si lo comprendes todo, lo perdonas todo, y sólo existe el perdón cuando te das cuenta de que, en realidad, no tienes nada que perdonar.” ANTHONY de MELLO.
  • “La benevolencia se encuentra más en personas de autoestima muy alta.” GOTTFRIED WILHELM LEIBNIZ.
  • “Si supiéramos comprender, no haría falta perdonar.” PADRE IGNACIO LARRAÑAGA.
Anuncios

13 comentarios el “No puedo perdonarte

  1. Quiero agradecer no sólo éste artículo sino todos los escritos por Habilidad Emocional. Se ha convertido en mi lectura preferida. Son de gran ayuda para mi crecimiento personal. En ellos aprendo, resuelvo y entiendo muchas de las cosas que vivo y he vivido.
    Gracias de todo corazón.

  2. Vengo de un intento de suicidio hace pocos meses. Y este artículo afianza lo que he aprendido en 3 meses, el perdón te regresa la vida, la libertad y la paz. Ahora no tengo que perdonar nada más.

  3. Excelente articulo, cada que leo en tu blog uno de ellos aprendo algo nuevo y las cosas llegan justo en su momento, yo pensaba perdonar? por que? el daño ya esta hecho, ese dolor que sientes, no se donde no es el corazón sera como dicen EN EL ALMA?, aun estoy en proceso de sanación por una traicion y pienso que tengo que perdonar?, y si es complejo. DTB por compartir.

  4. Gracias por compartir esta maravillosa sabiduría, donde no es fácil seguirla, Pero es lo más maravilloso y liberador vivirla. Gracias porque esto es oro!!

  5. oh por Dios nos falta mucho, diría yo demaciado, por conocer nuestra realidad. y cambiar interiormente, para entender esta vida y a los que nos rodean. Demaciado buena. Pero muy lleno de misericordia es mi DIOS.

  6. Me lo pones difícil ciertamente. Esta entrada da mucho que pensar, y más aún, cuando sin querer entrar demasiado en temas personales, te confieso que me he enfrentado a una situación así recientemente. A grandes rasgos, te diré que fue una traición al alma, de las que la necrosan. Y me pidieron perdón. Yo contesté que no se trataba de perdonar, porque realmente no creía que tuviera nada que perdonar. A mi ego no le hacía falta ser resarcido.

    Cuando me dieron la noticia (como decía Bécquer:

    Cuando me lo contaron sentí el frío

    de una hoja de acero en las entrañas,

    me apoyé contra el muro, y un instante

    la conciencia perdí de donde estaba.

    Cayó sobre mi espíritu la noche,

    en ira y en piedad se anegó el alma,

    ¡y entonces comprendí por qué se llora!

    ¡y entonces comprendí por qué se mata!

    Pasó la nube de dolor… con pena

    logré balbucear breves palabras…

    ¿Quién me dio la noticia?… Un fiel amigo…

    Me hacía un gran favor… Le di las gracias.)

    Es cierto… y pasé por tristeza, dolor, miedo, alegría, amor y enojo, pero los dejé que me invadieran y después… los dejé ir. No perdí de vista que era sólo un alto en el desierto, y que lo que me encontraba era lo mismo que lo que llevaba. No perdí nada, excepto un poco de tiempo claro, pero de mí misma, no perdí nada. Mi alma rota se recompondrá, y este empujón hacia mi destino que me propició esta traición, es algo que agradecer, porque me brinda la oportunidad de aprender más de mi misma. No necesito que me pidan perdón, no tengo nada que perdonar, y no es que me sienta superior al prójimo, simplemente me siento bien conmigo misma, estoy orgullosa de mis sentimientos y mis comportamientos y si volviera a sucederme algo similar, probablemente actuaría igual.

    Hay una frase que leí una vez por ahí que me gusta mucho: Dios, mi misericordia es más grande que tu justicia. Y tal vez me guste por la grandeza de lo que dice. Hay que estar como el cielo, por encima de las nubes y verlas cómo pasan arrastradas por el viento y además no perder la perspectiva del tiempo.
    La vida es una suma de pequeñas experiencias, algunas buenas, otras no tanto y lo importante es vivirla sin buscarle sentido, sin llevar cargas de forma que te destruyan y siendo feliz con lo que uno es. Mejor o peor, más válida para algunos que para otros, yo me siento feliz siendo como soy y de esta experiencia he aprendido aún más de mi e incluso me atrevería a decir que me valoro más y éso es lo que me llevaré de este mundo. No, no tengo nada que perdonar y sí mucho que agradecer.

    Me ha gustado mucho la historia. Gracias. Pararse a reflexionar de vez en cuando, tambien sienta muy bien al espíritu.

    • Gracias Alejandra por tu comentario. Sin duda tengo que leer a Bécquer, que bonito poema citaste.

      Pues si, supongo que se trata de un duelo lo que estas viviendo, una pérdida por traición o por entender y darte cuenta de que algo ya no es como era. Son así, procesos que duelen, y aunque sepas mucho, y aunque te conozcas mucho, tienen su proceso, y es bueno que se viva cada fase, sin querer saltar muy pronto a otras posteriores porque sino si que se necrosaría , como dices.

      Un beso y gracias por tomarte tu tiempo, me alegra que reflexionaras al respecto, está bien eso, es la utilidad que incluso para mi mismo le veo a mi Blog.

      Besos!

      • Siempre creí que Dios no perdona nuestros pecados porque es imposible que lo ofendamos. Ahora estoy más convencido. Excelente fábula!

¿Y bien? ¿qué opinas? ...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s