Aprender a ser flexible

Aprender ser flexible flexibilidad adaptacion psicologia vision perspectiva sufrimiento dolor alegria tristeza vivir bambu bamboo retorcido ikea

¿Por qué hay personas tan obedientes consigo mismas? ¿Por qué se autoimponen deberes y obligaciones inquebrantables? ¿Por qué no son capaces de romper con ello en según qué casos?

Hay gente que empieza el día ya cansada. Nada más sonar el despertador, sus cabezas repasan todas y cada una de las obligaciones del día:

  • Horarios que cumplir.
  • Tareas profesionales y domésticas.
  • Viajes de los hijos de aquí para allá.
  • Encargos que le pidieron sus parejas o sus padres.
  • Llamadas de rigor a algunos familiares y las felicitaciones de cumpleaños de los amigos (sin pasarse ninguna fecha)…

Sus vida se convierten cada día en una prueba de obstáculos a superar. Al acostarse, resoplan un poco como el que por fin llega a la meta, aunque les invade la duda de si lo hicieron todo bien. Quisieran ser de otra manera, pero sus mentes rígidas no se lo permite.

Muchas de estas personas han crecido con un sentido obediente de la existencia. Al contrario de los rebeldes, han aprendido a ACARREAR con las expectativas de los demás que tan buenos dividendos afectivos les dieron en la infancia. Ahora, de mayores, todas estas personas no saben cómo salir de esa condenada visión de la existencia en la que no pueden, o no se atreven, a transgredir sus propias obligaciones.  

Nacidas en el crisol de una cultura judeocristiana, muy dada a la exhortación del sacrificio, se convierten en cumplidores y, para colmo, perfeccionistas. Nada les sabe tan mal como defraudar a los demás, tenerles que decir que no pueden, desobedecer a la autoridad, equivocarse en un examen o ser pilladas en un renuncio cuando son el ejemplo perfecto de la virtud y el control.


ESFUERZO Y OBEDIENCIA

Convertirse en un buen niño o una niña buena tiene su precio al cabo del tiempo. Sin apenas darse cuenta, esas personas que demostraron en su infancia disponer de una impecable capacidad de adaptarse a todo se encuentran atrapadas en una curiosa paradoja: convierten la virtud en defecto, es decir, su mayor esfuerzo diario consiste en seguir obedeciendo a las expectativas de los demás, a las normas sociales, a las obligaciones QUE ELLAS MISMAS SE IMPONEN, aunque no haga falta alguna. Siguen adaptándose, solo que ahora el verbo ha cambiado. Ahora “acarrean” con todo. ¡Menudo esfuerzo!

Donde más acarrean los sufridos “buenistas” es ante los deseos, expectativas y normas de aquellos con los que se encuentran vinculados afectivamente. Por un supuesto amor a la pareja, a los hijos o a los amigos, asumen todos los esfuerzos que a los otros les cuestan o, en según qué casos, no les apetecen. Ese mal entendido amor carga con las pesadeces de los demás por mucho que se quejen de ello. Sienten que su destino no es otro que hacerse cargo del sufrimiento ajeno.

Encerradas en el círculo del deber autoimpuesto, se hacen cargo de sus propios lamentos porque, según dicen, “lo que ellas no hagan no lo harán los demás”. Me temo que también piensan que “nadie lo hará como ellas”. Esa creencia, precisamente, es la que sostiene una falsa manera de entender las relaciones. De los actos generosos y altruistas en los que no se espera nada a cambio, esas personas lo viven al revés: porque se esfuerzan en ser generosas y abnegadas, ESPERAN SER AMADAS. Demasiadas expectativas, demasiados sobreesfuerzos para acabar, al final, agotadas e infelices. ¡Malditos hombres buenos! Que diría Nietzsche.


UNA MORAL INFLEXIBLE

Muchas personas no se permiten ser flexibles con ellas mismas, en cambio lo son mucho más con los demás, aunque les pese. Es decir, les consienten lo que no se permiten a sí mismas, lo que revierte en su propia incapacidad de poner límites. Suelen ser hiperresponsables, obedientes a las órdenes jerárquicas, disciplinadas y de una moral inflexible. Aunque aceptan que cada uno haga lo que quiera hacer, ellas no se lo permiten, NO PUEDEN SER “MALAS” CON LOS DEMÁS y, para colmo, se culpan de ello. Si un día se pasan un pelín de la raya, se avergüenzan tanto que la autoinculpación los corroe por dentro.

Muchas personas “obedientes” suelen sufrir de “rigidez mental”, es decir, les cuestan horrores los cambios, no les gustan demasiado las sorpresas y prefieren una vida ordenada e incluso repetitiva, antes que verse envueltas en la peligrosa ruleta del azar.

Cada vez que llamo a una amiga mía que es de este tipo de personas, para quedar con ella, a sabiendas de que le encanta encontrarse conmigo, es incapaz de renunciar a sus programaciones previstas. La pobre se pasa la llamada recitándome la agenda de actividades que tiene previstas o las limpiezas que todavía le quedan por hacer en la casa. No se da cuenta de que la mayoría de tareas son AUTOIMPUESTAS. que no tiene que hacerlo todo, ni nadie le va a pedir explicación alguna. Pero su mente y su moral son inflexibles, no hay espacio para la improvisación.


NO ES NECESARIO COMPLICARSE

Creamos problemas allí donde no los hay. Construimos estados de duda por tener que tomar decisiones que nadie nos pide. Confundimos la insatisfacción con un problema angustioso que se debe resolver. No obstante, la insatisfacción, las heridas, la impotencia, son situaciones, estados que sentimos y que no necesitan resolverse, sino aceptarse. ¡Qué ganas de vivir con problemas!

Hubo un tiempo en el que no había mayor consagración que la de cumplir con lo debido. Hoy, faltar a nuestra fuerza transformadora, a nuestra creatividad, a vivir en lo que amamos, es renunciar al poder de nuestra voluntad. Conquistar nuestra libertad pasa por librarse también del APEGO A UNA OBEDIENCIA EXCESIVA. Nos pueden ser útiles tres posibles instrucciones: ocuparse sin exigir, amar sin imponer condiciones y avanzar hacia los objetivos sin apego por los resultados.


FUENTE: ElPais.com



LineaRecorte

  • “La libertad es la obediencia a la ley que uno mismo se traza.” JEAN-JACQUES ROUSSEAU.
  • “Si eres flexible, te mantendrás recto.” LAO  TSÉ.
  • “Si estamos muy pendientes de no herir a nadie en ninguna circunstancia, acabaremos lastimándonos a nosotros mismos y a los demás.”  P. JAKUBOWSKI.
  • “El cambio no es sólo parte esencial de la vida, es la vida misma.” ALVIN TOFFLER.
  • “Muchas personas cargan la vida entera el peso de cosas que fueron importantes en su pasado y que hoy solamente ocupan un espacio inútil en sus mentes, espacio que es indispensable para recrear la vida.” ANÓNIMO.
  • “Qué difícil es reconocer la propia ignorancia y qué liberador resulta hacerlo.” WALTER RISO.
  • “Las polaridades son simples y cerradas, mientras que las diferencias son infinitas.” PEDRO JARA VERA.
  • “Nuestra cabeza es redonda para permitir a los pensamientos cambiar de dirección.” FRANCIS PICABIA.
  • “La verdadera humildad arranca de la propia aceptación, sin desajustados disfraces ni mascaras grotescas. Psicológicamente al descubierto, con lo bueno y lo malo a flor de piel. No importa que se noten, nuestros errores nos humanizan, no importa que debamos reconocer publicamente la ignorancia, nos purifica.” WALTER RISO.
  •  “La flexibilidad es buena, siempre y cuando no se quiebre la propia individualidad.” WALTER RISO.
  •  “Amar no es un acto masoquista donde te pierdes a ti mismo bajo el yugo de alguna obligación impuesta desde fuera o desde dentro.” WALTER RISO.
  • “Estar pendiente de cuánto cariño nos prodigan para verificar qué tan queribles somos, es agotador tanto para el dador como para el receptor. El amor sólo puede existir en libertad, jamás como resultado de una compulsión.” WALTER RISO.
Anuncios

30 comentarios el “Aprender a ser flexible

  1. hoy, una persona ke ha ido toda su vida a celebrar estas fiestas con su familia, explicó: “tengo una gran jaqueca por la tensión de la celebración navideña, sufro y aguanto todos los años estos festejos, voy con miedo por los ataques de ira de mi hermano, ke nos tiene a todxs bajo su yugo, ya ke es el ke tiene dinero. Pero claro, si no voy, mataria a mi madre del disgusto, y tiene 85 años y claro no le voy a hacer eso con esa edad”.

  2. tal cual,soy extricta con horarios,tramites,cumplo todo lo mejor posible,y me pongo mal cuando me quedaron cosas pendientes.Me crie en un hogar donde todo se manejaba con horarios,todo estructurado y obediencia total sino no servia,Gracas a Dios de a poco estoy cambiando,la educacion impuesta tipo “militar”no se cambia de la noche a la mañana,pero trabajar con constelaciones familiares me ha hecho cambiar muchas creencias impuestas.

    • Nuestro ego nos puede matar antes de sentirse satisfecho. 🙂 Me alegro yo también de que estés dándote cuenta de cosas que hagan tu vida menos estresante y más saludable a la par de disfrutable.

  3. Al leerlo, era como describirme tal como soy, me da miedo romper las reglas, me da terror hacer cosas que no debo hacer, tampoco soy capaz de insultar a nadie por no herir sus sentimientos, me da miedo vivir, sentir, conocer y hacer cosas nuevas, sin embargo he intentado cambiar esto porque viviendo así, no soy feliz y por el contrario estoy perdiéndome de disfrutar mi vida; me gustaria seguir leyendo articulos donde me ayuden a superar MI OBEDIENCIA EXTREMA, y mi falta de seguridad para ser feliz.

  4. Yo he sido tan tan tan flexible, que para que me aceptaran he dejado de ser yo misma, he dejado de hablar para no ofender, para no parecer chismosa, para no parecer presuntuosa…. Y ahora ya llegó el momento de ser como me de la gana, y a quien no le guste que cambie de acera. Soy flexible con quien lo es conmigo y con esta persona cedo, pero con quien no lo ha sido, yo tampoco cedo.

  5. no creo que mucha gente pueda identificarse con ello por pensar distinto
    en mi caso entiendo a lo que te referís con lo de flexibilidad

  6. Interesante el artículo, sobre todo para los nuevos padres que educar en libertad y en flexibilidad y sobre todo enseñar al cambio y no al nulo manejo de la frustración propia, saludos.

  7. Pingback: TÚ NO ERES TU MENTE | EL NOSTRE RACONET- Espai de Creixement Personal

  8. Pingback: Mentes de acero Vs. Mentes de arcilla | Inteligencia emocional y otras habilidades

  9. Pingback: Tú no eres tu mente | Inteligencia emocional y otras habilidades

  10. “Si eres flexible, te mantendrás recto.” LAO TSÉ.. Lo dijo él…. Que difícil es mantener el equilibrio entre los extremos…. Gracias .

  11. yo pienso que todos los extremos son malos, por eso me gusta el termino medio, que no es lo mismo que mediocre……

  12. ¿Quién es más inflexible? ¿La amiga que tiene sus tareas programadas o el que la llama y no la acepta tal y como es?

  13. Un artículo vacío, palabrería de manual de autoayuda y probablemente, el consejo de una persona que se basa en esta mal llamada flexibilidad para justificar su mediocridad.

    La responsabilidad, el orden, las obligaciones… no están reñidas con la flexibilidad. Otro es el caso de los extremos. Pero lo que es totalmente absurdo es aquello de “ocuparse sin exigir, amar sin imponer condiciones, avanzar hacia los objetivos sin apego por los resultados.” ¿Ocuparse sin exigir? Sin exigencia, hay mediocridad. ¿Amar sin imponer condiciones? Cierto es que las condiciones no se imponen, pero se negocian. Y ¿avanzar hacia los objetivos sin apego por los resultados? Eso se llama también mediocridad.

    Por estas razones, me queda demostrado que aquellas personas que pretenden definir la flexibilidad como un conjunto de anti-normas que justifiquen su vagancia y procrastinan a lo largo de sus vidas, son mediocres.

    La mediocridad se cura con exigencia, objetivos y resultados, responsabilidad…

    • “Avanzar hacia objetivos sin apego a los resultados” realmente sabes que significa eso? o solo es algo que leíste alguna vez o crees es?, pues me refiero al estar dependiente de los resultados. Creo que todo lo que has dicho se ha basado en una concepción nada flexible, aunque todo lo dicho pueda ser utilizado para justificar ciertos comportamientos, eso no demuestra que sea así en todos los casos, a mi parecer este artículo hace un llamado de reflexión para aquellos quienes, en efecto, terminan su día demasiado agotados, probablemente el ideal del artículo es, terminar agotado tu día pero haciendo lo que te gusta y quieres y siendo realistas, ser más humano y ser tú,

      Sin embargo tu lo viste como un artículo-excusa para quienes son realmente dejados/flojos.

      Si me di el tiempo de escribir todo esto, no solo lo hice por expresarme y dar mi opinión, sino también para explicarte un poco mejor las cosas y evites caer en un solo punto de vista.

      Saludooos!

  14. Yo soy una de esas personas, lo reconozco. Y la verdad es que no sé si voy a poder cambiar, aunque lo intente con toda mi conciencia. Un saludo.

    • Cambias cuando te aceptas tal y como eres, cuando te permites ser como eres pero observas sin juzgarte las razones de tu personalidad actual.

      No se es flexible huyendo de tu inflexibilidad… o sacrificandote… sino mediante la comprensión de tu inflexibilidad.

  15. Aqui difiero un poco, quiero decir no es obsesión pero si Las cosas bien hechas y nunca por obligacion hay cosas que si no se saben hoy se hacen mañana pero deeso a la dejades que te da igual 8 que 80 pies noni un extremo ni Otto osea lonormal de alguien pot poner un ejplo la limpieza y tu si ves que no hay voluntad ni ganas em la otra persona antes de decircelo. Boy y lo hago

    • voy y lo hago?;personalmente y por experiencia,creo que es una equivocacion,si lo hacemos,se aocstumbran y nunca haran nada.Cierto que hace falta mucha paciencia e intentar pasar en cosas donde no nos va la vida;Creemos que somos o queremos que nos vean imprescindibles en sus vidas,para ello acarreamos como dice habilidad,con cosas qeu nadie nos pide,y que al final te das cuenta que les da igual.Asique en vez de amargarnos la vida ni hacersela tan facil a los demas..simplemente pasa un poco mas de todo y piensa un poco mas en ti.saludos

  16. Me encanta tu blog, te felicito por todas las notas que he leído. Y aprovecho ésta para decírtelo. Gracias por es un aporte o un compartir tu camino con nosotros: tus lectores! Emma

    • Un placer Emma, gracias por la visita y por el comentario… curiosamente compartir me ayuda a seguir conociéndome a mí mismo.

      Más enseña la conversación que la meditación (y la meditación ya enseña lo suyo).

¿Y bien? ¿qué opinas? ...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s