Dejar SER

Aceptacion dejar ser libertad educacion autoestima personalidad padres hijos miedo confianza playa hijos hija control permiso

Durante años fui un neurótico. Era un ser angustiado, deprimido y egoísta. Y todo el mundo insistía en decirme que cambiara. Y no dejaban de recordarme lo neurótico que yo era. Y yo me ofendía, aunque estaba de acuerdo con ellos, y deseaba cambiar, pero no acababa de conseguirlo por mucho que lo intentara. Lo peor era que mi mejor amigo tampoco dejaba de recordarme lo neurótico que yo estaba. Y también insistía en la necesidad de que yo cambiara. Y también con él estaba de acuerdo, y no podía sentirme ofendido con él. De manera que me sentía impotente y como atrapado.

Pero un día me dijo: «No cambies. Sigue siendo TAL COMO ERES. En realidad no importa que cambies o dejes de cambiar. Yo te quiero tal como eres y no puedo dejar de quererte».

Aquellas palabras sonaron en mis oídos como música: «No cambies. No cambies. No cambies… Te quiero…». Entonces me tranquilicé. Y me sentí vivo. Y, ¡Oh, maravilla!, CAMBIÉ.

Ahora sé que en realidad no podía cambiar hasta encontrar a alguien que me quisiera, prescindiendo de que cambiara o dejara de cambiar.

¿Es así como Tú me quieres, Dios mío?


AUTOR: Anthony de Mello.

LIBRO: El canto del pájaro.

LineaRecorteC

Aunque lo adecuado es que cada persona saque su propio aprendizaje o conclusión sobre estos cuentos con moraleja (que no moralizantes), quiero compartir en esta ocasión la mía con vosotros, y es la que sigue:

¿Cuántas veces hemos querido cambiar a personas de nuestro entorno o de nuestro lado (amigo, pareja, padre, madre, hijo, abuela… ) porque pensábamos que era, “por supuesto”, lo mejor para esas personas?

¿Cuántas veces hemos querido acercar a otros a nuestros gustos, quizás pensando que lo que nos gustaba era lo mejor (el helado de mejor sabor, la fruta mas sabrosa, el viaje más divertido, la mejor experiencia)?

¿Cuántas veces hemos querido hacer que otra persona hiciera lo que quisiéramos nosotros, que nos obedeciera, para sentirnos importantes o bien con nosotros mismos, refrendados en nuestros gustos personales, para elevar nuestra abandonada (por nosotros mismos) autoestima…? 

….y ¿cuantas veces nos hemos sentido mal cuando esos cambios NO se producían en la otra persona, cuando no seguía nuestros “pertinentes” consejos, nuestras recomendaciones “tan acertadas”? … en esos casos, casi todos nos hemos sentido, en alguna ocasión, impotentes, tristes, apenados, faltos de cariño o de estima por parte de esa persona, incluso llegando a proyectar nuestra rabia y enfado contra ella… llegando en ocasiones a chantajear emocionalmente a ese ser querido con tal de que nos diera la razón, con tal de que nos acepte y valore nuestra visión de las cosas.

Lo curioso es que el cambio, donde realmente se ha de producir, es en nosotros mismos… Cuando dejas a las personas ser como quieren ser (siempre que esa libertad de la otra persona no entre en conflicto con la tuya, con tus límites emocionales que has de cuidar y proteger) se obra el milagro… tú te sientes bien porque entiendes a esa persona y comprendes que tiene SU visión de la vida, SUS gustos, SUS anhelos y sueños (al igual que tu tienes los tuyos), y esa persona a su vez se siente comprendida por ti, te estima porque le das su espacio y su tiempo, sin agobios, sin exigencias, sin mandatos o criticas, sin sentirse que quieres aprovecharte en cierta forma de ella haciéndola transitar inconscientemente por donde a ti te interesa.  ….en resumen, esa persona se siente querida y entendida, respetada y comprendida, AMADA.

Realmente, tratamos a los demás como nos tratamos a nosotros mismos, comencemos por respetarnos y amarnos incondicionalmente (que no excluye el poder poner todo lo que esté de nuestra parte para mejorar algún aspecto personal) por tratarnos con cariño, por valorarnos sin quitar importancia a nuestros pequeños logros del día a día; no nos obliguemos a ser una persona distinta, a elevar más y mas el listón de cada día para intentar conseguir el cariño tan deseado de los que nos importan (como si el cariño fuera un premio que se da o retira según la opinión de alguien sobre ti).

HABILIDAD EMOCIONAL.



LineaRecorte

  • “Cuando trato de cambiar lo que hay en mí de desagradable luchando contra ello, lo único que consigo es ocultarlo. Si lo acepto, saldrá a la superficie y se evaporará. Si intento resistirme a ello, seguirá perviviendo obstinadamente.” ANTHONY de MELLO.
  • “Si supiéramos comprender, no haría falta perdonar.” PADRE IGNACIO LARRAÑAGA.
  • “Quien comprende, no juzga.” PEDRO JARA VERA.
  • “Muchas veces reclamamos fuera lo que no nos damos dentro… ¿Me valoro? ¿Me permito SER? ¿Me proporciono atenciones y mimos?” HABILIDAD EMOCIONAL.
  • “Somos esclavos del ‘debo ser’ “. JIDDU KRISHNAMURTI.
  • “No intentes que tus hijos sean igual que tú, …puede que lo logres.” RUSSELL BAKER.
  • “La paradoja del cambio dice que solamente se puede cambiar algo cuando uno deja de pelearse con eso.” JORGE BUCAY.
  • “La curiosa paradoja es que cuando me acepto tal como soy, entonces, puedo cambiar.” CARL ROGERS.
  • “Hay un secreto para vivir feliz con la persona amada: no pretender modificarla.” DANTE ALIGHIERI.
  • “No podemos cambiar nada hasta que nosotros lo aceptamos. La condena no libera, oprime.” CARL GUSTAV JUNG.
  • “Nadie es, si prohíbe que otros sean.” PAULO FREIRE.
  • “Las personas son tan hermosas como las puestas de sol, si se les permite que lo sean. En realidad, puede que la razón por la que apreciamos verdaderamente una puesta de sol, es porque no podemos controlarla.” CARL ROGERS.
  • “Sólo sabiendo quiénes somos podremos empezar a ser mejores para nosotros mismos y para los demás.” JORGE BUCAY.
  • “Si quieres conocerte, observa la conducta de los demás; si quieres conocer a los demás, mira en tu propio corazón.” FRIEFRICH von SCHILLER.
  • “La gente autodependiente no es manipulable. Y todo el mundo detesta a aquella gente que no se deja manipular.” JORGE BUCAY.
  • “No es tarea fácil educar jóvenes, adiestrarlos, en cambio, es muy sencillo.” RABINDRANATH TAGORE.
  • “Es de personas inseguras querer que los que te rodean acaten tus decisiones o sean como quieres que sean. Amar es dar libertad, es permitir a la persona que sea como quiere ser.” JORGE BUCAY.
  • Los hombres están siempre dispuestos a curiosear y averiguar sobre las vidas ajenas, pero les da pereza conocerse a sí mismos y corregir su propia vida.” SAN AGUSTÍN.
  • “Estar pendiente de cuánto cariño nos prodigan para verificar qué tan queribles somos, es agotador tanto para el dador como para el receptor. El amor sólo puede existir en libertad, jamás como resultado de una compulsión.” WALTER RISO.
  • “El verdadero amor es cuando esa persona acepta tu pasado sin juzgarte, tu presente sin cambiarte y tu futuro sin limitarte.” ANÓNIMO.
  • “El conocimiento hay que manifestarlo sólo cuando se nos pide, y si no hay que callar. Una cosa es dar y otra obligar a recibir a los demás.” ALEJANDRO JODOROWSKY.
  • “Es muy frecuente aconsejar lo que conviene al que aconseja y no lo que conviene al aconsejado.” ESOPO.
  • “El que comprende no habla, el que habla no entiende.” ANÓNIMO.
  • “Soltando la necesidad de control hay…rendición.
    Soltando el dañar hay…perdón.
    Soltando la resistencia hay…aceptación.
    Soltando la posesión hay… amor.” FACUNDO CABRAL.
Anuncios

22 comentarios el “Dejar SER

  1. Pingback: Paradojas de nuestro mundo interior - Emprendiendo Vuelo Hacia el Conocimiento

  2. Pingback: Errores que cometen las mujeres con los hombres | Psicologia y Bienestar

  3. Pingback: ERRORES QUE COMETEN LAS MUJERES CON LOS HOMBRES – Bárbara de Angelis | EL LAMENTO NO VIENE A CUENTO ni trae cuenta

  4. En efecto, puedes querer a una persona con todos sus defectos y rarezas, con todas sus manías y extravagancias. Afortunadamente, el amor es irracional y ciego. Pero como bien dices, uno de esos defectos hace daño emocionalmente al otro, una y otra vez… Esperar que el otro, quizá, cambie, puede destrozarte en el proceso. Opino que a veces es mejor separar los caminos. Quizá ése no era el momento. Quizá el destino vuelva a unirlos.

  5. Gracias por estas lindas palabras que nos hacen comprender y crecer y es verdAd no podemos cambiar el mundo pero podemos empezAr por cambiar nosotros

  6. Pingback: Deja ser | Querida locura

  7. Pingback: Errores que cometen las mujeres con los hombres | Inteligencia emocional y otras habilidades

  8. Pingback: Ver, observar, …volar | Inteligencia emocional y otras habilidades

  9. Pingback: Paradojas de nuestro mundo interior | Inteligencia emocional y otras habilidades

  10. Y YO ME PREGUNTO, COMO SABIENDO LA TEORIA, NOS CUESTA TANTO PONERLO EN PRACTICA?? TAN TONTOS SOMOS Q NO SABEMOS HACERLO?

    • Inconscientes sin duda, un ciego no es que sea tonto por no saber diferencias 2 objetos de distinto color, es simplemente que nunca vió el color, miró sin ver…. y así nos pasa a veces, la parte que no vemos de nuestra mente, nos controla. Y como a muchos tampoco nadie nos pudo explicar esto antes…. lo descubrimos algo mayores pero mejor tarde que nunca.

      • Nuestra mente tiende a completar la información que nos falta con lo que considera más coherente… aunque paradójicamente el resultado de tal acción pueda ser incoherente. Por ello estamos acostumbrados a adoptar el modo de proceder que nuestros padres emplearon con nosotros en nuestra infancia. Ellos nos dictaban lo que había que hacer o no, sin explicarnos los motivos por los que hacerlo (o con pocas explicaciones e incluso mentiras), y nosotros teníamos la obligación de obedecer. Este comportamiento se reproduce socialmente a nivel global. El Estado nos dicta lo que está bien o mal, lo que hay que hacer.

        Es completamente lógico y normal que hayamos adoptado estas pautas insanas como medio de relacionarnos con los demás, sobretodo cuando existen vínculos fuertes con esas personas. Pero una vez alcanzamos la suficiente madurez mental o pasamos por determinados procesos emocionales, nuestra mente adquiere la capacidad de ser consciente de su propio funcionamiento, y aquí es donde viene el verdadero trabajo personal.

        Una vez somos conscientes de nuestro comportamiento, lo que la mayoría tiende a hacer es batallar con nuestros propios hábitos de pensamiento, atajar y cortar de raíz aquello que no queremos. Pero ser consciente de la forma en que pensamos no implica ser consciente de la forma en que funcionamos, así que nuestra mente se descompensa y nos llenamos de “efectos secundarios” que nos resultan molestos.

        El verdadero trabajo consiste en observar primero detenidamente la forma en que procesamos la información y refinar este proceso. Todos tenemos días en los que nos valoramos más y estamos más “a gusto” con nosotros mismos, y es en esos días en los que tenemos que ser más conscientes con la forma en que reaccionamos, pues ahí hallaremos la respuesta que buscamos. Ante el mismo estímulo en un día pésimo tendemos a comportarnos de forma disfuncional, como no nos gusta comportarnos, pero en un día bueno tenemos una reacción totalmente diferente y mucho más acorde con lo que queremos ser.

        Debemos ser conscientes de este estado y buscar las causas por las que se produce. Si hacemos esto, quizás nos demos cuenta del origen real de nuestros problemas y podamos aprender la lección más valiosa de todas: A COMPRENDERNOS Y ACEPTARNOS A NOSOTROS MISMOS.


        EDIT del mensaje anterior:

        Cuando me refiero a la forma en que procesamos la información, me refiero a la forma en que llegamos a las conclusiones que llegamos. ¿Por qué pienso que esa chica es una pija malcriada? ¿Por qué he perdido los papeles cuando me pitó ese coche? ¿Por qué le he montado un pollo a mi secretaria por no dejarme una notita en el escritorio diciendo que había cambiado la cita del lunes con mi cliente más importante?.

        Una vez entendemos la forma en que procesamos la información, quizás nos damos cuenta de que pensamos que esa chica es una malcriada porque viste con ropa de marca… ¡¡pero realmente no la conozco!!. Quizás nos demos cuenta de que me enfurecí con ese conductor sin llevar la razón, pues cruzaba cuando no debía o lo hice demasiado deprisa. Es posible que esté siendo duro con mi secretaria porque estoy hasta arriba de trabajo y no me gusta el puesto que desempeño, y cambiar esa cita me trastoca toda la semana.

        Cuando entiendes esto, eres capaz de darte cuenta de lo que cambia tu personalidad los días en que estás alegre. Quizás mañana esa niña pija te parezca una chica sofisticada y muy sexy, o puede que la próxima vez que cruces tan deprisa por un paso de cebra pidas disculpas a un conductor que tuvo que frenar de golpe para no atropellarte. Incluso puede que el próximo lunes, cuando vengas de ese fantástico viaje de este fin de semana, le des las gracias a tu secretaria por cambiar sin avisarte la cita del lunes con tu cliente y te de tiempo a preparar mejor la entrevista.

        Y más aún, también serás capaz de anticiparte la próxima vez que vayas a tener ese comportamiento disfuncional, y entenderás cuáles son las causas. Puede que la chica “pija” sea demasiado mujer para ti y no te sientas a su altura. Quizás eres demasiado orgulloso para reconocer que te has equivocado al cruzar antes de que se pusiera en verde de nuevo, o puede que no seas capaz de aceptar que llevas encima demasiadas cosas y no eres capaz de delegar en los demás.

        Estamos preparados para entender el milagro de la vida, solo tenemos que desconectar la mente y enfocar bien el corazón. Nuestra mente es solo para procesar la información y analizar, nuestro corazón es quien debe tomar las riendas de nuestras decisiones. Solo así podemos estar sanos completamente y ser coherentes con el mundo y el momento que nos ha tocado vivir.

        UN SALUDO.

    • No, no somos tontos, lo único que nos limita son las escrituras en las paredes de nuestra mente, esas creencias limitantes que un día se instalaron, nos instalaron y actuamos en base a ellas.

  11. ¿Y quién no ha caído en el error de querer cambiar el mundo, quedando totalmente frustrado por no poder hacerlo?
    También intentamos cambiar para agradarle a ciertas personas que nunca te han querido ni te querrán. Es difícil amarnos, mas no imposible. Felicidades, cada uno de tus artículos son en verdad valiosos.

¿Y bien? ¿qué opinas? ...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s