Adictos a la infelicidad

Adictos infelicidad adiccion pesimismo reloj consolar droga celos miedo inseguridad manipulacion pareja marido esposa amigos traumas infancia psicologia autoayuda autoestima solucion

Es sorprendente (cuando se desconocen las verdaderas causas), ver cómo existe gente que se auto-boicotea, de cómo observamos a personas, quizás muy queridas para nosotros, permanecer en situaciones o relaciones que las hacen profundamente infelices pero que no desean cambiar. Es como si su placer o refuerzo (lo que reciben y les compensa de estar de esa determinada manera) las hiciera pensar que son felices cuando objetivamente no lo son y las estamos viendo sufrir, desde nuestra perspectiva.

Muchas de estas situaciones encuentran su explicación en la infancia de dichas personas. Las experiencias más tempranas aún pueden seguir vivas e interfiriendo de manera encubierta con nuestra capacidad para crearnos la vida que deseamos. En nuestro camino se interponen conceptos negativos que hemos ASUMIDO tanto sobre nosotros mismos como sobre los demás, conceptos que probablemente aprendimos antes incluso aprender a hablar y, con seguridad, antes de que pudiéramos tener una mente adulta como la que poseemos. Estos conceptos asumidos pueden ser invisibles a nuestros ojos, pero son tan reales como una gran roca y ejercen una tremenda influencia en nuestra vida cotidiana.

Opuestamente a lo que algunas teorías promulgan, todos los recién nacidos llegan al mundo sintiéndose optimistas con respecto a las relaciones humanas, con una cantidad de felicidad interior,  adoran a sus padres y nacen con la convicción de que, como bebés, son seres tan adorables que sus padres, de forma natural, quieren cuidarles y darles mucho amor. Esto hace que los niños sientan que todo lo que experimentan, tanto lo bueno como lo malo, es una expresión del amor que necesitan porque eso ES LO QUE SUS PADRES QUIEREN PARA ELLOS. Como aman a sus padres plenamente, su MAYOR DESEO es imitarles en todo y tratarse a sí mismos igual que sus padres los tratan a ellos.

Con el paso del tiempo, el bienestar innato del niño criado por unos padres conscientes de si mismos y que entienden bien la educación infantil se hace fuerte como una roca y no se tambalea a pesar de los altos y bajos que puedan ocurrir en su vida. Ciertamente, cualquier persona que sufra una pérdida o una desilusión importante en la vida se sentirá triste, pero aquellas cuya felicidad interior es estable no desarrollaran la necesidad de culparse a sí mismos o a los demás buscando consuelo cuando las cosas no van bien.

Si por el contrario fuiste criado, con la mejor de las intenciones sin duda, por unos padres cuya inteligencia emocional era deficiente, y supongamos que ellos, siguiendo esa creencia popular (aunque dañina) de dejarte llorar hasta que te durmieras (pensando por su parte que eso te beneficiaría, te fortalecería el carácter y te haría más independiente cuando fueses mayor), te habrías quizás sentido angustiado no solo por el cansancio o la incomodidad lógicas en un bebé antes de dormir, sino porque tus padres, las personas más importantes para ti en esos momentos, no venían a rescatarte o consolarte. Si en los primeros años de su vida tus lágrimas no encontraron consuelo, en vez de pensar, como lo haría un observador imparcial adulto, que te estabas sintiendo mal, creerías que esa infelicidad que no fue consolada era el ESTADO IDEAL que tus adorados padres querían que experimentaras. Al sacar la conclusión de que esos sentimientos de infelicidad representaban la verdadera felicidad, de manera natural, desarrollaste un fuerte deseo o necesidad de volver a reproducir esos sentimientos. Al hacerte mayor, quizá hayas empezado a pensar inconscientemente que, ya que tus padres querían que te sintieras infeliz, cuando te sientes demasiado feliz estas traicionándoles o decepcionándoles.

En otras palabras, no llegamos a este mundo siendo ya poco sociables, manipuladores, con tendencia a ser malcriados, chantajistas o dependientes. No fueron nuestros genes los causantes de esos rasgos de nuestra personalidad que nos hacen a veces la vida difícil tanto a nosotros como a los que nos rodean. La sorprendente y simple verdad es que, sin darte cuenta, como la mayoría de la gente, en alguna ocasión probablemente hiciste que tu vida o (la de los que te rodean) fuera difícil o infeliz porque el amor que sentías por tus padres le llevó a confundir felicidad e infelicidad. Al fin y al cabo, el niño desea como fin último cumplir las expectativas y deseos de sus padres.

A MODO DE EJEMPLO:

Quizás seas una de las muchas personas que periódicamente se sienten inseguras o que creen no están a la altura de las circunstancias, es probable que cuando eras niño esperaran demasiado de ti (mucho más de lo que es exigible a un niño, pero que como niño desconocías que era excesivo), y por ello crecieras con el sentimiento de que, con frecuencia, estabas decepcionando a tus padres y a otros adultos importantes para ti al pensar que no estabas cumpliendo sus expectativas.

Esta sobreexigencia que se proyecta al niño suele tener su origen en la creencia errónea que a la mayoría de los padres se les enseña acerca del cuidado de sus hijos, y se trata del creer que al llegar a ser adultos, se comportarán socialmente como lo han hecho cuando eran niños, y también suelen pensar, erróneamente, que las buenas cualidades de los adultos, tales como la generosidad y la responsabilidad, deben enseñarse desde muy pronto o nunca se podrán aprender. En general, se espera que los niños, desde los primeros años de vida, sean sinceros, buenos hermanos, buenos perdedores, que coman bien y que hagan siempre sus tareas.

Si te has sentido identificado no temas, una adicción a la infelicidad no es el resultado de una voluntad débil, del temperamento con el que naciste o de un problema de carácter. Paradójicamente, es algo que surge del deseo innato y positivo de querer disfrutar de relaciones satisfactorias y de felicidad interior. Deseo constructivo que ha podido ser distorsionado involuntariamente a comienzos de la infancia y crear como resultado una necesidad no identificada de sentirse “feliz”, reproduciendo esa infelicidad que le es tan familiar de sentirse castigado, rechazado, desatendido o que le exigen demasiado.

No es nuestra intención culpar a los padres o a otros adultos que fueron importantes ti. Las personas que te cuidaron lo hicieron lo mejor que pudieron y, con seguridad, solo querían lo mejor para ti. Examinar las experiencias de tu infancia es útil porque la única manera de mejorar tu vida permanentemente es comprender por qué y cómo los efectos de estas experiencias te están influenciando hoy en día.


AUTORES: Martha Heineman Pieper & William J. Pieper.

LIBRO: Adictos a la infelicidad.


NOTA PERSONAL: Evitemos que esas creencias y comportamientos dañinos sigan su curso en la figura de nuestros hijos. Démosles la mejor herencia posible mediante el desarrollo en ellos de una inteligencia y gestión emocional sanas que les proporcionen las herramientas necesarias para conseguir aquello que se propongan hacer y disfruten de una vida feliz y plena.



LineaRecorte

  • “El mejor regalo que unos padres pueden proporcionar a sus hijos es una infancia feliz.” ANÓNIMO.
  • “Hay muchas personas que adquieren la costumbre de ser infelices.” GEORGE ELIOT.
  • “Nos preocupamos por lo que un niño será mañana, pero nos olvidamos de que ya es alguien hoy.” STACIA TAUSCHER.
  • “Hay mucha gente que no quiere desprenderse de su propia infelicidad, por el simple hecho de que le resulta familiar.” ALEJANDRO JODOROWSKY.
  • “Mientras no se sepa la verdad, las heridas del pasado continuarán abiertas y sin cicatrizar.” Monseñor JUAN JOSÉ GERARDI.
  • “Criemos niños que no tengan que recuperarse de sus infancias.” PAM LEO.
  • “No es vergonzoso preferir la felicidad.” ALBERT CAMUS.
  • “A medida que crecemos, desarrollamos el autogobierno, “tú eres el dueño de ti mismo”. Si hemos construido teorías negativas sobre nosotros mismos, tendemos a reproducirlas. “Un buen día tocas fondo; llegas a una situación límite y ahí empieza la revolución personal”. Una revolución que debe estar basada en el autorespeto y la dignidad personal”. WALTER RISO.
  • “No es tarea fácil educar jóvenes, adiestrarlos, en cambio, es muy sencillo.” RABINDRANATH TAGORE.
  • “Nuestra falta de consciencia, y nuestro exceso de ignorancia, limitan poderosamente nuestra capacidad y tendencia natural de ser felices. Hay muchas formas en las que sin darnos cuenta nos boicoteamos a nosotros mismos.” PEDRO JARA VERA.
  • “Quizás no cambiemos mientras no hayamos sufrido lo suficiente.” RICHARD IDEMON.
  • “En ciertos entornos podemos observar competiciones para ver quien lo tiene peor.” ÚRSULA OBERST.
  • “Nunca es tarde para tener una infancia feliz.” MILTON ERICSON.
  • “Los niños sanos no temerán a la vida si sus mayores tienen la suficiente integridad para no temer a la muerte.” E. ERIKSON.
  • “El medio mejor para hacer buenos a los niños es hacerlos felices.” OSCAR WILDE.
  • “Hay frutos maravillosos de árboles torcidos.” ALEJANDRO JODOROWSKY.
  • “No te rías nunca de las lágrimas de un niño. Todos los dolores son iguales.”  CARL van LERBERGHE.
  • “No se pueden modelar los hijos conforme a las ideas de los padres. Hay que tomarlos como Dios los da, amarlos y educarlos lo mejor posible, sin torcer su inclinación.”  JOHANN WOLFANG von GOETHE.
  • “El ruiseñor se niega anidar en la jaula, para que la esclavitud no sea el destino de su cría.” KHALIL GIBRAN.
  • “La madurez del hombre es haber recobrado la serenidad con la que jugábamos cuando eramos niños.” FREDERICH NIETZSCHE.
Anuncios

66 comentarios el “Adictos a la infelicidad

  1. Recién me enganche a explorar el concepto de Habilidad Emocional, tiene contenidos muy interantes, más adelante espero sacar frutos a esta inquietud…

  2. Muy buen artículo. Me identifico con eso de que intentamos cumplir expectativas, a veces irracionales, para seguir siendo mirados, atendidos… en realidad si lo que hacemos nos retribuye en gozo presente, es suficiente para sentirnos bien y a nadie le tenemos, tengo que demostrar más.
    Me he de felicitar, pues como mamá creo que he hecho algunas cosas muy bien, y no fue siguiendo los consejos de las abuelas, sino los dictados de mi corazón. Sabía que un día mis niños, crecerían y no ocuparían mis brazos, así que los abrace cuanto pude. Lloraron sólo cuando no fue posible que yo hiciera algo más, y no por eso son unos monstruos, a veces, son voluntariosos o como dicen en mi pueblo, macetones, pero quien a veces no? y al fin y al cabo son niños, entes ajenos a nosotros, aunque seamos sus padres, seres a los que no tenemos porque imponerles nuestra forma de ver y sentir.

    Recuerdo que cuando nació mi primer hijo, la situación económica era limitada, no podíamos comprarle una carreolita y menos una cuna, eso sí, su moisesito, pero yo pensaba así, mis piernas serán las ruedas para llevarte a pasear y mis brazos tu camita donde te duermas. Y así fue, entre que no había mucho dinero y yo sabía que si no los acercaba mí en esos momentos ya nunca lo haría igual, adoré y adoro a mis hijos. Los beso, abrazo, los acaricio y ellos son unos chiclets pegajosos y amorosos.
    .
    Sé que de pronto soy una mamá aprehensiva, pero si alcanzo a ver y a RECONOCER esta parte, con la misma serenidad y orgullo que con que me felicito, puedo modificar esto a favor de mis crías.

    Estaré al pendiente de sus artículos, plantean temas muy interesantes. Gracias por su trabajo.

  3. Si te han criado con injusticia, te queda gravado el reto esta, en superarlo mediante trabajos que te hagan sentir feliz haciendo lo que te gusta y recibiendo lo que hayas creído tu

  4. Creo que algo asi me pasa en ciertas ocaciones, mi niñez no fue muy buena, me marco gran parte de mi vida adulta, la responsabilidad que tuve que cargar siempre fue muy grande; muchas veces culpe a mis padres, pero hoy me doy cuenta que ellos solo trataron de hacer lo mejor que pudieron; ya que aveces las circunstancias de la vida y la forma que al igual ellos fueron criados los llevo a creer que hacian el mejor rol de padres, creo que el ser padres es bien complicado; y estos problemas se dan debido al medio y la vida acelerada que llevamos; no todo es culpa de ellos sino de su niñez que nunca superaron, hoy solo queda tomar nota de todo y corregir las falla que nos marcaron, para que en el futuro nuestros hijos tengan un desarrollo emocional mejor que el de nosotros!

  5. Pues yo diría que gran parte de esos sujetos adictos a la infelicidad podrían encontrar la razón de su problema en su infancia y en el trato recibido por parte de los padres, pero no creo que sea siempre así.
    En muchas ocasiones los padres o familiares cercanos no se muestran de esa manera que aquí habéis descrito y una persona igualmente desarrolla esas características.Yo personalmente conozco dichos casos, que aunque sean pocos, no por ello dejan de tener menos importancia.
    En mi labor como estudiante de psicología, intentaré ahondar en esas cuestiones en cuanto termine mi carrera y hacer alguna investigación al respecto que me permita demostrar lo que estoy diciendo.

  6. Yo iría más lejos y diría que es muchísimo pero de lo que tu esposes
    En ocasiones siendo conscientes y en otras no .

  7. A todo lo dicho acerca de los padres ineptos emocionalmente, yo añadiría que los familiares en general, si son demasiado celosos o envidiosos, producen dependencia emocional, inseguridad e insatisfacción

  8. Me encantó su articulo, tuve una infancia muy complicada y muy carente de amor y en fin me alegra encontrar explicaciones a muchos sentimientos que me atormentan de toda la vida pero me alegra tambien descubrir como no repetir los errores y ser una buena mamá

  9. desde niño siempre vi a mis vecinos trabajar en trabajos duros, por eso nunca me gusto otro tipo de trabajo, por que si tengo que hacer un trabajo en el cual no hay esfuerzo fisico. siento una gran culpa por que pienso que no soy digno de mi pan.

    • Es una creencia que te limita, porque tambien hay trabajos qeu dignifican sin ser duros, sin martarse de sol a sol… pero haciendo mucho bien por los demás o por la sociedad en la empresa que diriges o te paga.

      ¿Si te diviertes trabajando tambien piensas que no eres digno del pan que comes?.

  10. Pingback: Ver, observar, …volar | Inteligencia emocional y otras habilidades

  11. Pingback: 5 Mensajes dañinos para los niños | Inteligencia emocional y otras habilidades

  12. Pingback: La colección completa de mis postales emocionales | Inteligencia emocional y otras habilidades

  13. me gusta tanto esta pagina , cada vez que me siento mal o por alguna razon me hieren con susacciones de gente malvada e infeliz , siempre recurro a su pagina para levantarme la moral . gracias a Dios encontre su pagina ..

    • Gracias Ana, es un placer ayudarte; no pienso que se trate mi pagina de mentiras piadosas sino de ver la vida desde otra perpectiva, para que aunque no cambie lo exterior, si que haya cambiado la forma en la que lo vemos, y nos evitemos mucho sufrimiento y autocastigo por las cosas que vemos que pasan.

    • la verdad que tienes razón, paso por momentos difíciles creo que es una transición nuevas cosas que definitivamente no sabia como manejar, muy complicado para mi =( pero aveces leo los artículos de esta web y la verdad que me dan serenidad y me ayudan a comprender un demasiado mi ser y a los demás. Gracias Gracias Muchísimas Gracias =)

  14. que es maravilloso descubrir al niño que todos llevamos dentro y que sin darnos cuenta lo mantenemos dormido hasta que alguien lo despierta hablandole con frases suaves y siertas llenas de sabiduria y madures, pero desgraciadamente todos tenemos que madurar para tener sabiduria y entender que debemos bolver a ser niños para disfrutar la vida con alegria, emocion y mucho amor por vivirla

    • Pues supongo que animandola a que vaya a ver a un teraepeuta, y como se consigue eso? pues haciendola ver que hay ciertas creencias que tiene que no le proporcionan ni paz, ni felicidad… sino sufrimiento y mucho desasosiego, que no es que algo falle en su cabeza, solo que tiene cierta vision de la vida (aprendida desde la infancia) que no ha revisado y que es sano que lo haga para que sea ella misma y no viva la vida a traves del desasosiego de sus padre o tutores… o quien le enseñara a verlo todo así.

      Saludos y suerte!

  15. Todo eso llevo a muchos niños a no confiar de sus padres y usar otras formas de aprender informarse, compartir experiencias, y consejos seguros. desde temprana edad los niños son engañados, y el peor comienza con la navidad, haciendo creer que un Gordo puede pasar por una chimenea con una bolsa gigante, que se traslada con alces voladores, para dejar regalos ostentosos , debajo de un arbol artificial y electrificado, prendiendo fuego a polvora comiendo de mas, y brindando con alcol hasta ultimas horas.

    • Bueno Mariano, tampoco nos pongamos asi de radicales 😀

      Las ilusiones de gordo de regalos son muy bonitas, aunque no sean veraces, son una cosa que alegra a los niños enormemente,… y no es una desilusion tan grande que no sea el gordo luego el de los regalos, porque sigues recibiendolos 😀

  16. Cada persona hace lo que puede, nadie es perfecto, pero siempre todos queremos darle lo mejor a nuestros hijos, pero que una persona que no halla tenido lo mejor en su vida, no quiere decir que no pueda transformar lo peor en lo mejor, no debemos culpar a nuestros padres, xq ellos han hecho lo mejor que han podido ha cuesta de sacrificios, humillaciones, horas sin dormir, contra viento y marea nos han dado una estabilidad material, emocional y familiar y ejemplos de buenas personas sin tener que robar, ni cagar a nadie, siendo pobres y siendo felices por estar tranquilos, en familia y con amigos, aun teniendo un padre ligera una persona puede rebelarse contra el mundo y cambiar a personas que creen haberlo perdido todo, solo se trata de vivir y de no devalorizar lo que a cada uno le ha tocado por diferentes circunstancias de la vida, una persona que cree ser infeliz lo seguira siendo, mientras se de cuenta que le siguen mintiendo, que la siguen devalorizando, y que no encuentre proyectos de vida para cambiar lo que le esta pasando, no volver al pasado, buscar la felicidad en el futuro, en otra circunstancias y con otras ideas y metas a realizar, cambiar la vision de futuro infeliz, y trasmitirles esa seguridad y estabilidad emocional a sus hijos.

    • La culpa no sirve de nada, ni contra nosostros ni vertida contra otra gente… se trata tan solo de saber que ha pasado lo que ha pasado, que te han educado, bienintencionadamente seguro, de esa forma … pero que ahora has de sanar ciertas creencias limitantes que esa educacion te ha producido… y créeme que por muy buenos que sean los padres, esas creencias en mayor o menor medida existen, y es nuestra tarea sanarlas en nosotros.

  17. Gracias, siempre gracias. Leyendo este artículo se me ha aclarado mucho varias cosas en mi vida. Nací en un matrimonio cuyo papá era emocionalmente inteligente en forma innata, dado que en aquella época ni siquiera se pensaba en psicología . Mi mamá no tenía inteligencia emocional alguna, siempre la guío el resentimiento y la envidia por la vida de los demás. Cuando nací tenía una hermana de 5 años que desde el año estaba enferma, golpe en la cabeza o diarrea estival, nunca me dijeron con certeza que era lo que tuvo, si que era oligofrénica severa. Supongo que mi mamá no estaría en condiciones de quedar embarazada cuando yo aparecí, dado que mi hermana tenía constantes convulsiones.
    Transcurrí hasta mis 40 años con una vida normal, nunca me pregunté como era, como sentía, porque siempre estaba triste, porque cuando salía y me sentía bien, volver a mi casa significaba perder toda esa alegría que traía. Recién a los 40 empecé a mirar para adentro y me dí cuenta que mi vida la había vivido mal..siempre me sentí presa y no sabía de que… En 2001 tuve que volver a vivir a la casa de mis padres y eso me terminó de encerrar, siempre siento que esta casa es la cárcel. Después me dí cuenta qué era lo que pasaba, la imagen de mi mamá…es una persona infeliz, controladora, no deja espacio para que otros sean felices, habla con frases hechas que no siente y que son políticamente correctas, sumamente criticona de la vida ajena…llegué a la conclusión que está resentida con la vida que tuvo…que nunca fue feliz con la familia que formó.
    Hace 6 años murió mi papá y el año pasado mi hermana, por supuesto que después de la muerte de mi viejo caí en una profunda depresión.Y acá estoy, ocupandome de mí y de armar mi historia, mis porqués, mis comos. Tenía varias cosas sin madurar, supongo que muchas no las maduré porque me faltó apoyo materno, por ejemplo no maduré la sensualidad femenina como algo natural y hermoso sino que lo castré porque era provocación pecaminosa y malsana. Me autocastigué por sentir mi naturaleza, no me enseñaron a manejarla, me castraron directamente, pero sentir cosas me hacía sentir culpable. Fui criada como si en algún momento hubiese ejercido la prostitución y después me hubiesen mandado a un convento.Así de cruel y extremo siento que fue. Por eso es largo y duro el camino para encontrarme con lo mas bello y pleno de mi ser. Gracias de nuevo por sin saberlo ayudarme en este camino.

    • Me emociona y alegra tu comentario Saira, gracias por compartirlo.

      Muchas veces la vida nos pone en situaciones en las que hemos de elaborar lo que una vez no elaboramos… de retomar cosas o de volver a lugares en los que teníamos algo que aprender… algo que necesitábamos aprender… son un regalo… porque gracias a ello, sanas cosas en ti, cosas de las que no te habías dado cuenta antes y eso es liberador.

      En cuanto a tu madre, tristemente pare que es una mujer (supongo que aún vive, no lo sé) que no se permitió ser a sí misma como era ella realmente… sino que vivió a traves de los ojos de los demas, de lo políticamente correcto y eso, a la larga, es vivir en contra de lo que uno es… es como taponar una válvula de salida o caño de desechos… todo se queda dentro… pudriéndose… y agriandote el animo… Tristemente ella no lo vió, se identificó toda su vida con lo que segun ella “debía ser” y no con lo que era en verdad… pensó o aprendió a su vez de sus padres que lo que ella era no era correcto y que había que dar una imagen , proyectar una imagen ideal o “correcta” hacia los demás.

      …tristemente ha pasado así en muchas personas, por suerte, la cosa está cambiando en las nuevas generaciones, tendrán otros problemas pero ese ya me temo que es menos profundo o complicado que antes.

      Un saludo! y me alegra que te hayas encontrado a ti misma, y que hayas sanado esas partes en ti, es tu regalo para ti y para las generaciones futuras.. 🙂

      • muchas gracias por leerme. Si, mi mamá vive…pero a pesar que han fallecido mi papá y mi hermana siento que no hay conección maternal con ella. Por lo menos no siento que ella sienta por ejemplo lo que yo siento por mis hijos. Gracias a Dios, me gusta mucho el crecimiento personal y siempre fui una madre muy presente y equitativa con mis hijos…quizá porque sufrí la carencia emocional de mi mamá es que muchas veces me he transformado como en una especie de pulpo con mis hijos. Pero eso también ya lo cambié.
        Gracias nuevamente por darme este espacio para expresarme. besos Saira

        • Es muy importante no pasarte con tus hijos porque tuvieras carencias. En cuanto a tu madre, pues son sus cosas, ella es asi, no tiene ni tenía nada que ver con como eres como hija, es su visión de la vida y de las situaciones… aunque cuando somos niños esto no lo podemos saber, interpretamos, nos acusamos de no ser suficiente, de no dar la talla ni merecer el afecto de nuestra madre,… y surge mucho sufrimiento.

          Lo importante al final es ser la madre que siempre quisimos tener ….para nosotros mismos.

  18. Me gusto mucho este articulo, como que identifico mucho a mi madre y a mi hermana en esta situacion, sin embargo yo siento que “no” soy infeliz al contrario me considero una persona alegre, pero quien sabe podria estar equivocado y estar viviendo a la sombra de mi familia, de cualquier forma muy buen articulo. Saludos.

  19. “La madurez del hombre es haber recobrado la serenidad con la que jugábamos cuando eramos niños.” FREDERICH NIETZSCHE.

    Esta frase nos propone un llamativo reto, el niño encierra cualidades que de adultos nos cuesta igualar.
    Si por un momento analizáramos el comportamiento de un niño, nos sorprendería lo complejo que resulta ser niños, sin embargo ellos se entregan por completo a un mundo que se les presenta completamente desconocido.Un saludo.

    • Sin tantas otras variables, prejuicios y suposiciones… se dan al juego sin pensar en nada más y sin limitar su imaginación porque aun no aprendieron que hay cosas que son imposibles y o que no les pertenece realizar.

¿Y bien? ¿qué opinas? ...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s