El río que fluye en mí

rio fluir emociones gestion emocional habilidad emocional psicologia agua fresca verano

Aquellos de vosotros que hayáis leído algunos de mis artículos anteriores sabréis que soy un gran defensor de la Gestión Emocional como la alternativa que creo más saludable frente a la tan difundida respuesta por parte de mucha gente (y tristemente, incluso alentada por algunos profesionales de la mente que cuentan quizás con muchos conocimientos al respecto pero con poca consciencia) de “control” de sus propias “emociones negativas” o de los pensamientos que cruzan la mente, como forma de intentar evitar o paliar el sufrimiento humano.

Escribo lo de “emociones negativas” entrecomillado porque para mí no hay tales emociones, tan sólo emociones que aparecen en a veces en nosotros, que son incómodas de sentir pero que para nuestra salud física y mental tiene tanta importancia el saber vivirlas, elaborarlas y entenderlas, como el resto de emociones que diariamente fluyen por nosotros.

Las emociones mal llamadas “negativas” son a mi entender, simplemente, emociones desbocadas que son sufridas, por el hecho de que no han sido nunca realmente observadas, ni atendidas y por tanto tampoco comprendidas. Son un tipo de emociones de las que, al tratar de huir, o querer rechazar cuando han aparecido en mí (no aceptando que estén ahí o pensando que no debieran estar, que me ocurre algo terrible por tenerlas o que estoy fatal por sentirme así) provocan ese sufrimiento intenso y descorazonador.

Curiosamente no todo el mundo clasifica como “emociones negativas” a las mismas, todo es un tema de creencias (sobre lo que está bien o no sentir); factores culturales, de ámbito familiar o social en el que me relaciono y que me influye y me hace pensar de una determinada manera (cuando aún no me conozco a mí mismo)

El deseo de control emocional sólo puede acarrear frustración y sufrimiento al que lo intenta (y con ello rabia y violencia que desencadenar contra quienes estén cerca de mí o contra mí mismo) puesto que ese control no es posible. Ese querer controlar, es, digamos, una alternativa muy primitiva, una herramienta muy tosca, poco precisa, a la hora de relacionarme con mi mundo emocional. Es algo así como tratar de matar moscas a cañonazos, el daño es devastador y el resultado muy poco eficaz si lo contrasto con el que buscaba obtener.

No abogo tampoco por el dolorismo (el gusto masoquista por sentir dolor) la inacción (pasividad) o el permanecer allá donde algo me duele para que siga haciéndolo porque crea que “es lo que merezco” o que “es lo que me conviene”, sino en el aprender a relacionarme de una manera lo más natural posible con aquel dolor emocional que siento, en el momento que lo estoy sintiendo. Cuando la emoción dolorosa está ya en mí, tratar de observarla sin juzgarla es lo más sabio que puedo hacer en ese momento. Es esa observación libre de juicios (observación sin elección como solía decir Krishnamurti) lo que propicia la comprensión.

Y es que no es factible ni saludable querer detener completamente un río; porque si bien al principio parece que se consigue y produce cierta sensación de bienestar o placidez (cuando lo comparamos con la tormenta mental en la que hemos estado viviendo hasta entonces) con el paso del tiempo, la presión de sus aguas aumentará sobre la “presa” (o sobre aquello que hayamos usado para tratar de reprimir o enterrar las emociones que no deseábamos sentir) y terminará por romperla violentamente, desencadenando una riada que arrasará campos e inundará poblados; todo lo que encuentre a su paso… incluidos los restos de nuestra débil autoestima, sustentada en la ilusoria idea que lo teníamos “todo controlado”.

Y gracias a Dios es así, porque si nuestra mente no pudiera liberarse de este modo violento y expresar las emociones que le hemos reprimido y que necesita permitirse fluir en ella, al final lo encauzaría por otro lado, somatizándolas en nuestro cuerpo mediante dolencias (usualmente a través de dolores de espalda o cuello), o peor aún, acercándonos, en casos puntuales y realmente tristes, a la frontera de la locura como defensa última de la mente ante una realidad que evalúa como insoportable y terriblemente amenazante (una evaluación basada en creencias que no siempre se corresponden con la realidad)

Tratar de controlar algo (o a alguien) solamente muestra el mucho miedo que le tenemos a que fluya libremente, lo mucho que nos asusta y la amenaza que sentimos que para nosotros representa su libertad. El pánico que tenemos a que, al estar libre, se nos pegue sin soltarnos… o por el contrario,… nos abandone (en las relaciones de pareja suelen tristemente darse muchos casos de inseguridad manifiesta disfrazada de amor romántico que todo lo puede)

La gestión emocional, al contrario, observa al río de las emociones, sin juzgarlo, sin ignorarlo, sin clasificar sus aguas entre positivas o negativas, buenas o malas, adecuadas o inadecuadas, etc… tan sólo comprende su fluir, la naturalidad de su comportamiento en todo momento, acepta a su cauce como es (tanto si baja plácidamente o viene algo revuelto) aunque tiene la posibilidad de irlo redirigiendo de forma que pueda aprovechar la fuerza de sus aguas en su propio beneficio, como crea más oportuno.

 

HABILIDAD EMOCIONAL.

LineaRecorte

  • “Los seres humanos sufren y perecen debido a los esfuerzos mismos que hacen por no sufrir y por no perecer.” ALAN WATTS. 
  • “No temas a tus emociones, simplemente, confía en ellas, vívelas, siéntelas plenamente y déjalas partir.” LUIS F. MARTÍNEZ GÓMEZ-
  • “El agua se purifica fluyendo; el hombre, avanzando.” PROVERBIO HINDÚ.
  • “El fuego del autoconocimiento reduce todo el sufrimiento a cenizas.” BHAGAVAD GITA.
  • “No hay animal tan manso que atado no se irrite.” CONCEPCIÓN ARENAL.
  • “Parece que si tengo miedo, estoy paralizado por el miedo. Pero sólo estoy encadenado al miedo mientras trate de liberarme de él.” ALAN WATTS.
  • “Lo que de verdad se necesita es la capacidad de observar, de escuchar: observar sin todo el clamor que hay detrás de la observación, sin el ruido de las opiniones, la justificación y la condena.” JIDDU KRISHNAMURTI.
  • “Evito el sufrimiento cuando acepto el dolor emocional que siento y le doy su espacio en mí hasta que se disuelve por sí sólo.” HABILIDAD EMOCIONAL.
  • “Lo que aceptes completamente te hará sentirte en paz, incluyendo la aceptación de que no puedes aceptar, de que te estás resistiendo.” ECKHART TOLLE.
  • “Sientas lo que sientas, déjalo fluir hasta que desaparezca como el río que llega al mar.” HABILIDAD EMOCIONAL.
  • “El parloteo y el desasosiego sólo pueden terminar cuando la agitación de la mente es comprendida.” CARL GUSTAV JUNG.
  • “Es la posición de las velas, no el viento, lo que determina la dirección en la que iremos.” JIM ROHN.
  • “Quien no está asustado, no es agresivo.” JIDDU KRISHAMURTI.
  • “No tienes que empujar al río, el mismo fluye cuando quitas los diques que construiste en su cauce.” HABILIDAD EMOCIONAL.
  • “Hombre soy, nada humano me es ajeno.” PLUBIO TERENCIO AFRICANO.
  • “Darse cuenta” es simplemente ser consciente y observar los movimientos de la mente…sin interpretarlos.” JIDDU KRISHNAMURTI.
  • “Mis emociones, mis estados de ánimo están ahí pero ya no me identifico con ellos ni los rechazo, están en mí pero no son Yo.” HABILIDAD EMOCIONAL. 
Anuncios

78 comentarios el “El río que fluye en mí

  1. Muy interesante tu planteamiento. Estoy de acuerdo en que las emociones negativas deben ser atendidas, al menos cuando dispongamos de un momento apropiado para hacerlo.

    Sin embargo disiento en el hecho de que no se puedan eliminar. Se puede, y se hace, siempre que se tenga la técnica adecuada, por supuesto. De hecho hay gente que lo hace de manera natural porque cuentan con esa habilidad innata. Otros, entre los que me incluyo, tuvimos que aprenderlo “a las bravas” cuando, sabiendo que tenía que haber una manera de hacerlo, buscamos y buscamos hasta dar con las técnicas adecuadas.

    Las emociones negativas son desagradables, lo que no quita que a veces sean útiles, de hecho es una forma que nuestro cerebro tiene para defendernos de lo que nos hace daño, o mejor, de lo que nuestro cerebro, mejor, la amígdala, cree que nos puede hacer daño, ya que el cerebro funciona creando patrones entre experiencias pasadas y presentes.

    Pero sí se pueden soltar. Desafortunadamente hay emociones que son muy intensas, hablo, por ejemplo, del estrés postraumático, y que con sólo observarlas no es suficiente. Necesitan desactivar el mecanismo por el cual la amígdala las activa una y otra vez. Por otro lado, no es necesario entender las emociones, ya que entenderlas sólo nos lleva de vuelta a la historia que las originó, y puede hacer que se enquiste más aún, que es la principal razón por la que el psicoanálisis ha creado más gente traumatizada de la que ha curado. Por eso, tampoco funciona la terapia cognitiva, porque entender qué originó un trauma no hace que se desactive, ya que la amígdala no “piensa”, sólo actúa.

    Gracias por el artículo. Me ha hecho pensar y eso siempre es bueno. Tu planteamiento, aunque no coincida al 100% con él, por otro lado, es muy interesante.

    • Bueno, es tu visión del asunto.

      Yo personalmente pienso que tildar a las emociones de negativas o de positivas es no entenderlas, las hay incomodas y otras comodas, pero son todas emociones. La negatividad se la ponemos nosotros.

      Hay emociones aparentes como la ir a o colera, que tapan a otras que estan mas en lo profundo, que actuan realmente desencadenando esa colera o rabia… o tristeza.

      Entenderlas es importante, pero hay que hacerlo desde el amor y desde la consciencia, sino nos haremos mucho daño. Hay que aprender a verlas para entenderlas en toda su magnitud.

  2. Concuerdo plenamente contigo en que las emociones deben ser escuchadas, aceptadas y atendidas. Cuando negamos nuestras emociones es que puede venir el desborde y el problema de este es que puede lastimar a otros o incluso a nosotros mismos.

    • Bueno, es que dejar fluir mis emociones no tiene que significar exteriorizarlas, sino permitirlas estar en mí, dentro de mí. Y si he de retirarme a solas para no pagar mi enfado o ira personal con alguien más, pues es mi responsabilidad hacerlo. O aclarar a esa persona que no tiene nada que ver con ella, que son heridas y enfados propios de mí, que se me pasará. 🙂

  3. Me ha encantado el último párrafo: La gestión emocional, al contrario, observa al río de las emociones, sin juzgarlo, sin ignorarlo, sin clasificar sus aguas entre positivas o negativas, buenas o malas, adecuadas o inadecuadas, etc… tan sólo comprende su fluir, la naturalidad de su comportamiento en todo momento, acepta a su cauce como es (tanto si baja plácidamente o viene algo revuelto) aunque tiene la posibilidad de irlo redirigiendo de forma que pueda aprovechar la fuerza de sus aguas en su propio beneficio, como crea más oportuno.
    Saludos
    http://www.moralydeseo.com

  4. Muy bueno el articulo. Si bien es cierto todo lo que dices tambien es muy cierto q tenemos q poner en practica las recomendaciones dadas en dichos articulos o libros de autoayuda tomar la conducta adecuada mas adecuada para aceptar ese tipo de emociones negativas q nos cuesta muchas veces entender el porque tenemos q vivirlas. Tambien tenemos q entender q en la vida todo es un proceso y q muchas veces es necesario todass las situaciónes q vivimos para aprender y ser mejores personas como cuando estudiamos sino pasamos las pruebas no podemos ir a un grado superior las pruebas son necesarias muchas veces. Muchos saludos y gracias por compartir tus conocimientos y experiencias de vida.

    • No se trata de aceptar nada a la fuerza, porque eso no es aceptar 🙂 , sino de ver que hay otra forma o perspectiva desde donde observar lo que nos ocurre, tanto por fuera como por dentro.

  5. Te echaba de menos, justo ahora lo estaba pensando, abro tú pagina, porqué estaba buscando información sobre el tema de la máscaras psicológicas y me encuentro este artículo. Totalmente de acuerdo con lo escrito, controlar no es observar, y para eso hace falta aceptar, no huir del dolor. Gracias por todo lo que publicas. Un saludo.

  6. Gracias por tu artículo, también encuentro muy acertada la metáfora con el río, quizás por que yo siempre sentí la vida como tal, “El río de la vida”. Pero no se me había ocurrido observar mis sentimientos y emociones buenos o malos, dolorosos o gozosos, desde la orilla y simplemente dejarlos marcharse en la corriente. Es cierto que siempre intenté juzgar, alejar, olvidar, controlarlos en sumo. Desde hace algún tiempo, intento establecer una relación mas estrecha con mi cuerpo, aprendiendo a orlo, observarlo e intentando satisfacer sus necesidades. Y pondré en práctica lo que explicas, los observaré sin intervenir, supongo que esto además me acercará a mi mismo y me ayudará a conocerme mejor y de una forma mas real.

    • Me alegra que te guste el artículo José María.

      Sin duda, cualquier relacion en la que los juicios no se entrometen… mejora, se hace más estrecha y se puede conocer realmente a la persona con la que nos relacionamos, en este caso, con nosotros mismos, con nuestras emociones.

      …aunque es cierto que darnos cuenta y tener esto presente en medio de una tormenta no es sencillo, pero cada vez habrá mas “fogonazos” de luz, y será más el tiempo que dure esa consciencia en ti… si tenemos esto presente.

      • En referencia a lo que comenta “pepeluiscuestatitos” vaya por delante mi respeto. Como te decía yo he sido durante la mayor parte de mi vida un controlador de sentimientos, el control me ha hecho sufrir mucho, con cada uno de mis defectos y no me dejó disfrutar de otros positivos, lo peor es que nunca me mostré como realmente soy, si no como yo quería que me viera la gente, con el paso de las aguas y con la ayuda de los palos que encontré en el curso del río, he superado algunos de ellos y no gracias a su estricto control si no al cambio inexorable por maduración. Yo he podido evitar mostrarme como soy, pero a su vez me han y me he perdido todos estos años a mi mismo, ahora estoy en vías de reconocerme y como te decía pienso que lo que explicas en tu artículo puede ayudar a quien se esté buscando, pues el control solo me convirtió durante mucho tiempo en otra persona.

  7. Él control emocional debe ser una de las metas más importantes de nuestra vida.

    Las emociones se manifiestan de forma automática acompañadas de su dolor o su placer, según los casos. Nuestro trabajo consiste en potenciar las que nos benefician y debilitar las que entorpecen nuestra vida. Lo de “dejarlas pasar sin preocuparnos” cobra sentido en algunos casos, pero no podemos tomarlo como norma de vida: Por ejemplo: siento envidia, y tengo dos fuentes de malestar a la vez: La envidia en sí es un malestar, y a éste malestar solemos añadirle el dolor de sentirnos envidiosos. Si dejamos de sentirnos envidiosos, es decir, aceptamos únicamente el malestar de la envidia, nos habremos librado del malestar de sentirnos envidiosos. El problema es que la envidia continuará fastidiandonos y sólo hemos dado al problema una solución a medias. Si conseguimos, mediante los pensamientos adecuados, debilitar la envidia, también habremos mejorado el primero de los dos malestares. Esto es lo ideal.

    Eckhart Tolle, al parecer arrastró durante años una vida como para tirarse por la ventana. Trataba de luchar contra esa vida, y esta lucha le producía como regalo añadido un sentimiento de impotencia y frustración. Un día se hartó de sufrir y “tiró la toalla”. Así desapareció su impotencia y frustración y de repente (él lo llama renacer o despertar) la vida empezó a tener sentido y comenzó a disfrutar de ella. Este es un ejemplo claro de que, a veces, hay que “aceptar y dejar pasar las cosas o sentimientos INEVITABLES” sin ofrecerles resistencia.

    A veces, la lucha no nos lleva más que a mermar aún más nuestras fuerzas, pero en otras ocasiones debemos plantar cara a los hechos y no podemos ir de “pasotas” a base de calmantes emocionales, porque nuestra vida se empobrecería. Si queremos intervenir, necesitamos el malestar de las emociones como un aguijonazo para dar el salto. Si no hay emoción, no hay acción.

    ¿ Las emociones ocurren sólo para que las miremos desde fuera ? ¿ Es que nuestro cerebro se empeña en fastidiarnos con las emociones para nada? Todo está en la Naturaleza perfectamente estructurado y lleno de sentido. Otra cosa es que nosotros no alcancemos a ver ese sentido que las hace entrar dentro de la lógica.

    Si te interesa profundizar por un camino claro en el origen y funcionamiento de las emociones, puedes consultar en “emociones sencillamente-monografias.com”

    • Comprendo tu visión, son dos maneras de afrontar la cuestión de lo que nos incomoda. Yo personalmente opto por la observación sin juicios, es lo que a me ha hecho darme cuenta y tomar consciencia de mis emociones en los últimos años, … antes, inconscientemente, las evitaba, las quería controlar, las juzgaba o trataba de afrontarlas sin ninguna capacidad de gestión…. y eso hacía que se hiceran más potentes.

      En el ejmeplo de la envidia (como puede ser para la ira) se trata de entenderla, observar sin juzgar ni juzgarte, para darte cuenta de que envidias porque sientes que no eres merecedor o capaz de realizar algo que otra persona ha conseguido, logicamente la frustración está ahí, pero no se trata solo de tratar de controlar mi arrebato o cólera en ese sentido o de sentirme culpable por ser envidioso, sino simplemente de dejar estar a mi envidia “siento envidia, sí, se que es porque mi herida infantil me dice que no seré capaz, sí, se que tengo momentos en los que me siento inseguro y me cuento a mí mismo que no valgo, sí, …

      En el exterior hay cosas que se han de controlar, si te ataca un animal salvaje, tratas de controlarle, de vencerle… o si una pared se va a caer, tratas de sujetarla, afianzarla, apuntalarla para que no dañe a nadie…. pero en el tema mental, la cosa es muy distinta…. y el mero control no es para mí, más que un parche a la auténtica sanación y renovación interior… es algo que puede usarse pero que no sirve de mucho o no cuenta con una efectividad a medio/largo plazo.

      Por último decir que la observación sin juicios no es un pasotismo, es algo que tiene una fuerza y energía inmensa… si se entiende y se sabe aprovechar bien.

      Saludos!

      • Hola que tal, estaba de paso leyendo el articulo tanto como las respuestas y quería simplemente agregar que, a mi parecer, no importa que modo es el que a cada uno el funciono, ya que si vamos al caso todo es modificado por el pensamiento subjetivo de cada uno formado a partir de las distintas experiencias de vida, lo que me lleva a decir que esta bien cualquier método mientras uno sea responsable y no haga que otro ser viviente, cualquiera, pague por sus emociones.Desde ya agradezco y celebro que halla gente que de verdad se de cuenta de lo importante que es la emoción y de su peso en la vida, al fin y al cabo eso nos hace estar vivos.
        Saludos

  8. Hola,me gustamuchísimo Tu artículo,sinceram Te digo ,he leido mucho de autoayuda,pero,Toda la Vida me pasó y me pasa,me da la sensacion que nadie se acuerda de uno,sensacion de soledad,POR qué?

    Enviado desde mi Windows Phone ________________________________

    • ¿de quien no se acuerda? de ti? y porque deberían acordarse? (no digo que no merezcas que se acuerden de ti, sino que por qué piensas que deberían acordarse de ti, ¿hiciste quizas un sacrificio por esas personas durante años? ¿les prestaste algo y se han olvidado de devolvértelo?)

      Explícate algo más, no das mucha información y es complicado responder la cuestión.

      • No hay necesidad de ser Madre Tereza para que alguien se acuerde de uno (son pocos los q están aquí y llegan a ese nivel) los humanos por naturaleza somos ingratos y olvidamos. A muchos nos ha pasado quizás como a Lilián q brindamos una amistad incondicional o hacemos un bien a alguien y solo recibimos indiferencia. Hay veces cuesta mucho aprender a sólo dar y no esperar nada a cambio y es ahí quizás cuando uno se siente liberado de esa sensación de soledad e ingratitud.
        (Me parece ruda y deliberada tu forma de responder a alguien q se toma la molestia de comentar y preguntarte algo)

  9. Me gusto este articulo casualmente estoy tratando de eliminar ciertas emociones en mi vida que quiero que no me afecten mas y entendi que debo dejarlas fluir y no bloquear

    • Las emociones no son elimnables, son quizas “tapables” pero eso no las aleja, sino que las profundiza, puesto que ellas se sienten incomprendidas y volverán en el futuro con mayor energía para que te des cuenta… incluso a través de dolores físicos.

      Dejar fluir, para mí, es simplemente (bueno, a veces no es tan simple pero quiero decir que es “basicamente”) permitir que la emoción esté en mi cuerpo, no querer juzgarla o enfrentarme a ella.

      …y es cosa que no tiene que ser exteriorizarla sí o sí. Son términos el fluir y el exteriorizar que a veces se confunden.

  10. Desde que he estado leyendo sobre inteligencia emocional este es uno de los escritos que más me han aclarado el temas de las emociones.. y personalmente me sirven para conocerme un poco más… Gracias.. Gracias.. Gracias

      • Yo solía luchar contra mis emociones negativas. Sin embargo desde que aprendi a admitir q me siento mal y, a mirar mis emociones desde afuera he experimentado un sentido de libertad. También estoy enseñándole a mi hija a aceptar lo q siente cuando lo siente.

        • Hola 🙂

          Todos solíamos luchar contra ellas, y aún hay gente que lo hace.

          Es un gran paso este que has dado Yesenia, este darte cuenta y poner consciencia en tus emociones, hay quien mira a ese observar a las emociones desde fuera como algo terrible, como si fuera una temeridad, pero no es tal, cuando uno se da cuenta de que las emociones no están en mi para destruirme… sino para aportarme información. Lo que nos destruye es la manera en como huimos de lo que estamos sintiendo o como deseamos ignorarlo.

          Saludos! y felicidades a tu hija por tener una madre tan consciente. 🙂

  11. Gracias, esta reflexión ha llegado en el momento justo después de una intolerancia a la frustraciòn.

    • Bueno, la mente se opone muchas veces (es una fase lógica y natural) al dolor y al sufrimiento que crea ante la frustración, ante el no aceptar que las cosas ocurran como a mí no me gustaría que pasaran (aunque al final sea algo muy positivo para mí, en el futuro).

      Saludos Norma!

  12. Tienes algún artículo de la gestión emocional? O como puedo aprender mas sobre este tema?

  13. Gracias por este artículo que llega en el momento en que estoy precisamente intentando aprender a sentir todas esas emociones “incómodas” sin taparlas, qué difícil aprender a no juzgarlas a no juzgarme !! para mi esta siendo un verano muy intenso en este sentido. Leí ambos libros y sobre todo “una nueva tierra” me abrió una ventana enorme para empezar a entender… Muchas gracias por tu blog !! Un abrazo

    • Un abrazo Marga.

      Sin duda no es cosa fácil dejarnos sentir las emociones, dejarlas estar en nosotros sin juzgarlas o querer tapar las incómodas, porque es un acto reflejo ante algo que creemos que nos va a dañar. Simplemente hay que estar atentos donde termina el dolor de la emoción, natural y lógico, y donde comienza el sufrimientot que le sumo a ella… 🙂

      Saludos!

  14. Opino que es muy bonito, y que está muy bien escrito, y que ralmente puede ayudar, a mí lo hace. ¿Por qué no a otr@s? No es posible arreglar todos los problemas mentales tomando drogas, esto es descabellado. Me parece mucho más razonable aprender a gestionar nuestra energía, por difícil que parezca, ella está ahí esperando que le ayudes a salir.
    Gracias a ti, y al esfuerzo que haces por compartir tus conclusiones, de verdad que las encuentro certeras.

    • Gracias Suso, intento que lo que escribo esté bien redactado y organizado, por respeto a los demás y por propio gusto mío, y sobre todo porque estos temas son a veces tan complejos que hay que realizar una tarea cuidadosa y certera de lo que se quiere decir, para que el mensaje sea claro, conciso y no deje lugar a muchas dudas, que trate de dar respuesta el máximo número de preguntas y cuestiones al respecto.

      En cuanto al tema de drogas, bueno… si te refieres a medicación, ésta es importante, pero como complemento a terapia, es algo así como ponerse una mascarilla para protegerse boca, nariz y ojos , cuando se va a entrar al desván a limpiar… en las primeras fases es importante la estabilidad que te puede dar una determinada mediacación, aunque lógicamente esta ha de ser recetada y tomada adecuadamente, como todo… en su justa medida.

      • Sí, cuando decía drogas me refería a la medicación, yo no soy psiquiatra, soy una persona con trastorno de ansiedad desde los 15 años y que nunca me mediqué, al principio de mi problema, mi psiquiatra pensó que era muy joven para tomar ansiolíticos, y ahora se lo agradezco.(aunque lo que fué capaz de ayudarme no fué mucho más que esto). Quien me ayudó realmente a superar la fase inicial de desconcierto y de caos que me sobrevino, fué un psicoterapeuta mediante ejercicios de respiración, (respiraba intensamente hasta quedarme completamente rígido en sesiones de una hora) y me fué realmente bien, porque me sentía completamente ajeno y extraño a mí mismo, y con estos ejercicios recuperé parte de mis sensaciones. Hoy practico la meditación, cuando me levanto por la mañana, y cuando me siento mal, puedo decir que soy, porque me siento una persona sana y feliz, tu blog fué como el detonante para darme cuenta de que necesitaba hacer algo para vivir plenamente, porque vivir con miedo, no es vivir, y te lo agradezco, un saludo.

        • Y que te hizo comenzar a hacer mi blog?

          Me alegra que te funcione, a veces desidentificarnos de lo que se cuece por dentro es saludable, no darle la tremenda importancia que le solemos dar, ni el drama con lo que lo vivimos… sino saber que somos realmente mucho más que nuestros pensamientos y sensaciones, o emociones.

  15. Realmente todo es energía, den las emosiones que sean; claro, depende de como las comprendamos, es la forma de como afectan nuestro ser energético que a la vez afecta todos nuestros cuerpos… Me parece muy acertadas sus publicaciones y son sumamente importantes para ayudar a despertar la conciencia del ser humano… Gracias por contribuir al realizar tan importante labor…!!!

    • Cada uno en su ámbito y a su nivel pues aporta lo que cree que puede ser útil a otros, siempre desde el punto de vista de entender que no se posee la Verdad y que esa es algo que cada persona ha de ver por sí misma.

      Saludos Omar!

  16. Me gusto este articulo casualmente estoy tratando de eliminar ciertas emociones en mi vida que quiero que no me afecten mas y entendi que debo dejarlas fluir y no bloquer

    • Las emociones tienen su utilidad, incluso en el caso de que desearas eliminarlas, siguen ahí, aunque creas que no están, latentes, y se sumarán a futuras emociones, como el símil del río, hasta que se desborden.

      Dejarlas fluir no significa hacerles caso a lo que te insinuen tus emociones, sino simplemente dejar que estén ahí, que fluyan en tu cuerpo cuando llegan , y que poco a poco se disuelvan y se vayan, cuando saben que has recibido el mensaje que venían a traerte.

  17. Enhorabuena por el artículo. Totalmente de acuerdo, dejar fluir nuestras emociones sin intentar controlarlas y sin avergonzarnos de ellas, es algo muy beneficioso para nuestra mente y para una vida psicológicamente más sana.

    • Gracias Mercedes, es un tema delicado porque nos toca de lleno y por eso es bueno entenderlo bien, no dejarse arrastras por el control máximo no por la pasividad extrema. Ver más que tener que lograr algo, darse cuenta de estos conceptos.

¿Y bien? ¿qué opinas? ...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s